Patient & Family Education Materials

Start over with a New Search

Los vómitos

Article Translations: (English) (Hmong)

¿Por qué se producen los vómitos?

Los vómitos pueden ser un síntoma de diversas enfermedades causadas por virus o por bacterias (gérmenes) que se encuentran en la comida, pero también pueden ser provocados por alimentos que causen algún malestar estomacal (ya sea porque son muy picantes, muy pesados o porque se comen por primera vez), así como por una obstrucción intestinal.

Por lo general, los vómitos duran de 6 a 24 horas. Cuando se trata de enfermedades virales, suele suceder que se presente diarrea unas 8 a 12 horas después de que empiecen los vómitos, la que a su vez puede durar de 5 a 7 días.

El peligro de los vómitos es que pueden producir deshidratación, la cual puede ser peligrosa. Cuanto más pequeño sea el niño, más rápido puede deshidratarse.

¿Cómo se debe cuidar al niño?

Observe si el niño tiene síntomas de deshidratación y si lo ve deshidratado llame al médico.

Síntomas de deshidratación moderada:

  • no orina (o no moja el pañal) por 8 horas
  • tiene los labios secos
  • tiene la boca reseca y pegajosa por dentro

Síntomas de deshidratación grave:

  • llora sin lágrimas
  • tiene la boca muy seca por dentro (sin saliva)
  • tiene los ojos hundidos
  • baja de peso
  • decaimiento (tiene poca energía)
  • no se despierta fácilmente
  • confusión
  • debilidad (tiene dificultad para sentarse o caminar, está lánguido)

Tratamiento en casa, cuando el niño no está deshidratado:

Déle líquidos de rehidratación por la boca para reemplazar los líquidos que ha perdido a causa de los vómitos. Si su bebé es menor de 3 meses, llame a su clínica o al servicio de consultas telefónicas para determinar la gravedad del problema y decidir si es necesario que lo lleve al médico.

Líquidos recomendables:

Los bebés que están amamantando y que sólo han vomitado 1 ó 2 veces, deben continuar lactando, aunque probablemente se deba hacer por períodos más cortos de cada lado, y con mayor frecuencia. Si vomita 3 veces o más, deje de amamantar y déle una solución oral para la rehidratación(Pedialyte® u otra marca) según las instrucciones a continuación.

Si no puede amamantar, extráigase la leche y guárdela en el congelador para poder dársela después. Tan pronto como el bebé deje de vomitar, puede retomar su rutina de alimentación normal. (Nota: Puede continuar la lactancia aunque usted esté enferma: la leche materna contiene anticuerpos que ayudan al bebé a recuperarse en menos tiempo.)

A los bebés que toman leche de fórmula se les debe dar una solución oral para la rehidratación como Pedialyte® (estas soluciones se pueden adquirir en algunos supermercados y en la mayoría de las farmacias, sin necesidad de una receta médica.) El bebé deberá tomar de 1 a 2 onzas (de ⅛ a ¼ de taza), a intervalos de 10 a 15 minutos. Si vomita, ofrézcale menos (de 1 a 2 cucharaditas), con mayor frecuencia. Si también vomita cuando lo toma en pequeñas cantidades, llame a la clínica.

Si el niño no vomita los líquidos que toma, puede aumentarle poco a poco la cantidad y el tiempo que deja transcurrir entre cada biberón. Aumente al doble la cantidad de leche que le dé cada hora, y siga alimentándolo con frecuencia hasta que pueda tomar la cantidad que toma normalmente sin vomitar.

Uno de los errores más frecuentes cuando hay vómitos es ofrecer demasiado líquido (lo que puede ocasionar más vómitos), en lugar de aumentar la cantidad gradualmente.

Algunos bebés mayores de 6 meses no quieren tomar la solución oral para la rehidratación. En este caso, continúe ofreciéndole pequeñas cantidades de los líquidos que toma normalmente (con excepción de jugos de frutas.) Comience con 1 ó 2 onzas cada vez y aumente la frecuencia. Déle líquidos que no sean agua.

Aunque a veces no ayuda cambiar el tipo de fórmula que toma el bebé, es posible que su médico o enfermero le recomienden probar otra.

Evite líquidos con alto contenido de azúcar y otras sustancias dulces, como jugos de frutas, refrescos, bebidas dietéticas y gelatina (Jell-O® u otras marcas) ya que el tipo de azúcar que contienen puede empeorar los síntomas. Las bebidas que usan los deportistas tienen un contenido de sal, azúcar y otros electrolitos

distinto del que necesitan los niños pequeños, aunque los más grandes sí pueden utilizarlas.

A los niños más grandes, o a los que no toman la solución oral de rehidratación, se les puede dar lo siguiente:

  • Pedialyte® con sabor, en especial el que viene congelado (en forma de paleta de hielo)
  • cantidades reducidas de los líquidos que suelen tomar

Tan pronto como mejoren los síntomas, incremente los alimentos sólidos. Ofrézcale al bebé o al niño los alimentos que suele tomar, según los tolere, pero en cantidades más pequeñas y con mayor frecuencia.

Bebés: Déle comida de bebé según la tolere.

Niños mayores de un año--comience con:

  • puré de manzana, banana (plátano)
  • zanahoria cocida
  • carbohidratos complejos como cereal, papas, arroz y yogurt
  • carnes que no contengan mucha grasa, como la de pollo o pavo
  • otras frutas y verduras, según las tolere
  • evite alimentos con alto contenido de grasa (frituras, tocino, salchichas), ya que son más difíciles de digerir y pueden agravar los síntomas

Aumente gradualmente la cantidad de estos alimentos, según los tolere. Por lo general, los niños pueden retomar su dieta normal dentro de un período de 24 horas después de que han dejado de vomitar.

¿Cuándo se debe llamar a la clínica?

Llame si el niño:

  • no quiere tomar líquidos.
  • es menor de 12 meses y vomita 3 veces o más los líquidos transparentes que toma.
  • vomita por más de 8 horas.
  • no logra empezar a ingerir alimentos sólidos una vez transcurrido un período de 24 horas.
  • la temperatura rectal sobrepasa los 101° F (38.3° C), o la temperatura oral los 100° F (37.7° C).
  • tiene dolor de estómago agudo y constante, rigidez en el cuello o dolor de cabeza.
  • tiene vómitos que parecen borra de café.
  • tiene vómitos de color rojo, verde o amarillo, después de haber ingerido alimentos que no eran de ese color.
  • vomita con fuerza (como si fuera agua que sale disparada por una manguera).
  • tiene vómitos y sufre de diabetes
  • tiene que tomar medicamentos todos los días.
  • ha tenido recientemente una operación o una lesión en el abdomen.
  • llame inmediatamente si nota síntomas de deshidratación (consulte la lista de síntomas en la página 2).

¿Tiene otras preguntas?

Estas hojas informativas no son específicas para su hijo; sólo le ofrecen información general. Si el niño también tiene diarrea, consulte el folleto respectivo. Si tiene alguna otra pregunta, llame a la clínica.

Back To Top

This page is not specific to your child, but provides general information on the topic above. If you have any questions, please call your clinic. For more reading material about this and other health topics, please call or visit Children's Family Resource Center library, or visit www.childrensmn.org/educationmaterials.

© 2017 Children's Hospitals and Clinics of Minnesota