Patient & Family Education Materials

Start over with a New Search

Ecografía: de cadera en los lactantes

Article Translations: (English)

Qué es

La ecografía de cadera es una prueba segura e indolora, en la que se utilizan ondas sonoras para generar imágenes de la cadera. 

Durante la exploración, una máquina de ultrasonidos (un ecógrafo) envía ondas sonoras al área de la cadera del bebé y las imágenes se registran en una computadora. Las imágenes en blanco y negro muestran las estructuras internas de la cadera, incluyendo la parte superior del hueso del muslo, en forma de bola  (o cabeza del fémur) y el hueso de la pelvis. 

Se puede hacer en bebés de hasta aproximadamente 6 meses de edad.

Por qué se hace

Los médicos solicitan una ecografía de cadera cuando sospechan un problema llamado "displasia evolutiva de cadera" (DEC). La displasia evolutiva de cadera es una malformación que puede ocurrir antes del nacimiento, durante este, o bien semanas o meses después de nacer. 

En una cadera que funciona con normalidad, la cabeza del fémur descansa cómodamente en su acetábulo, o cavidad cotiloidea del hueso coxal. En los bebés con displasia evolutiva de cadera, la cabeza del fémur se mueve hacia adelante y hacia atrás dentro de esa cavidad. En los casos más graves, la cabeza del fémur se puede salir del acetábulo, aunque es posible volverla a colocar ejerciendo presión, lo que recibe el nombre de "dislocación". En los casos todavía más graves, puede resultar imposible volver a colocar la cabeza del fémur en su sitio.

La probabilidad de desarrollar una displasia evolutiva de cadera aumenta en las siguientes circunstancias: 

  • embarazos donde el feto está comprimido dentro del útero (debido a una reducción en la cantidad de líquido amniótico u "oligohidramnios")
  • posición anormal del bebé dentro del vientre materno (cuando viene de nalgas)
  • bebés con antecedentes familiares de displasia evolutiva de cadera

Así mismo, la displasia evolutiva de cadera ocurre con mayor frecuencia en las niñas que en los niños y en los primogénitos. 

Los médicos tendrán en cuenta todos estos factores para decidir si es necesario evaluar la cadera de un bebé mediante ecografía. Además, el bebé se someterá a una ecografía si el médico detecta alguna anomalía en la cadera durante el examen físico, como las siguientes:

  • en el momento del nacimiento, incapacidad para mover el muslo hacia afuera desde la cadera tan lejos como suele ser posible
  • el médico nota un chasquido u oye un "clic" al mover el muslo del bebé hacia afuera durante el examen de rutina
  • diferencia de longitud o de aspecto entre las piernas del bebé

Preparación

Por lo general, no hace falta hacer nada especial para preparar a su bebé para una ecografía de cadera. Antes de iniciar la prueba, debería informar al técnico sobre los medicamentos que está tomando su bebé.

Procedimiento

Las ecografías de cadera se suelen hacer en el departamento de radiología de un hospital o en un centro de radiología. Se suele permitir que los padres acompañen a su hijo para tranquilizarlo y brindarle apoyo.

Le pedirán que desvista parcialmente al bebé y que le quite el pañal para hacerle la prueba. Colocarán a su bebé en una camilla, sea boca arriba o de costado. La sala suele estar a oscuras para que se puedan ver las imágenes con claridad en la pantalla de la computadora. 

Un técnico (ecografista) bien formado en la obtención de imágenes mediante ultrasonidos, extenderá un gel transparente sobre la piel de la cadera del bebé. Este gel ayuda a la transmisión de las ondas sonoras. Seguidamente el técnico desplazará una pequeña vara (transductor) sobre el gel. El transductor emite ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora mide cómo rebotan las ondas sonoras desde cuerpo del bebé. La computadora transforma esas ondas sonoras en imágenes que se deberán analizar. 

A veces, entrará un médico al final de la prueba para conocer al bebé y tomar algunas imágenes más. El procedimiento suele durar aproximadamente 20 minutos. Se suelen explorar ambas caderas para poderlas comparar entre sí.

closeUp_ultrasound_illustration

Qué esperar

La ecografía de cadera es indolora. Es posible que su bebé note una ligera presión en la cadera mientras se desplaza el transductor sobre ella y que note el gel húmedo o frío.

hip_Illustration

Los bebés pueden llorar en la sala de ecografías, sobre todo si notan que los mantienen sujetos, pero los llantos no interfieren en los resultados de la prueba.

Obtención de los resultados

Un radiólogo (un médico especialmente formado en la lectura e interpretación de imágenes radiológicas y ecográficas) interpretará los resultados de la ecografía y le dará la información al médico de su hijo, quien se la explicará a usted.

Los resultados suelen estar listos al cabo de 1 ó 2 días.  En la mayoría de los casos, los resultados no se pueden entregar directamente a la familia en el momento de la prueba. 

Riesgos

La ecografía de cadera no se asocia a ningún riesgo. A diferencia de las radiografías, esta prueba no implica el uso de radiaciones.

Cómo ayudar a su bebé

Tal vez le ayude alimentar a su bebé antes de la ecografía para que esté más relajado. Si usted está presente durante la prueba, tranquilícelo con voz suave y calmada o cántele su canción favorita. Asegúrese de colocarse en un lugar que permita que el bebé le vea la cara.

Si tiene preguntas

Si tiene preguntas sobre la ecografía de cadera, hable con el médico de su hijo. También puede hablar con el técnico antes de la prueba.

Back To Top

Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2017 KidsHealth ® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com