Patient & Family Education Materials

Start over with a New Search

El crecimiento y el bebé recién nacido

Article Translations: (English)

Desde el primer día de la vida de su bebé, los médicos harán un seguimiento de su peso, longitud y tamaño de la cabeza. El crecimiento es un buen indicador de la salud general, y los bebés que están creciendo bien suelen estar sanos, mientras que un escaso crecimiento puede ser un indicador de un problema de salud. 

¿Qué tamaño tienen los recién nacidos? 

Al igual que los adultos, los recién nacidos vienen en una amplia variedad tamaños saludables. La mayoría de los bebés que nacen entre las semanas 37 y 40 de gestación pesan entre 5 libras con 8 onzas (2.500 gramos) y 8 libras con 13 onzas (4.000 gramos).

Lo más probable es que un recién nacido que sea un poco más ligero o un poco más pesado que un bebé promedio esté perfectamente bien, pero puede tener que recibir una mayor atención por parte de médicos y enfermeros después del parto solo para tener la seguridad de que todo está correcto. 

Hay una serie de factores que pueden afectar al tamaño de un bebé en el momento del nacimiento. La duración del embarazado es importante. Los bebés que nacen alrededor de la fecha de salida de cuentas tienden a ser de mayor tamaño que los que nacen antes. 

Entre otros factores, se incluyen los siguientes: 

  • El tamaño y la estatura de los padres. Los padres altos y grandes pueden tener recién nacidos de mayor tamaño que un bebé promedio; los padres bajos y pequeños pueden tener recién nacidos de menor tamaño que un bebé promedio.

  • Los partos múltiples. Si ha tenido mellizos, trillizos o más hijos a la vez, cuente con que sus bebés serán relativamente pequeños. Los bebés que nacen en partos múltiples no solo deben compartir espacio para crecer dentro del útero, sino que también suelen nacer antes, lo que lleva a que tengan un tamaño menor en el momento del parto.
     
  • El orden de nacimiento. Los primogénitos a veces son de menor tamaño que los hermanos que nacen después.
     
  • El género. Las niñas tienden a ser de menor tamaño que los niños, aunque las diferencias en el momento del nacimiento sean escasas.
     
  • La salud de la madre durante el embarazo. Entre los factores que pueden llevar a un menor peso natal, se incluyen que la madre haya tenido hipertensión o problemas de corazón durante el embarazo, o que haya consumido tabaco, alcohol o drogas ilegales durante el embarazo. Si la madre padece diabetes o es obesa, es posible que el bebé pese más al nacer. Todas las afecciones maternas que pueden afectar al peso natal del bebé deben ser supervisadas atentamente por al médico de la madre. Por descontado, las mujeres no deberían fumar, beber alcohol ni utilizar drogas ilegales durante el embarazo.
     
  • La nutrición durante el embarazo. Una buena nutrición es fundamental para el crecimiento del bebé tanto dentro del útero como fuera de él. Una dieta inadecuada por parte de la madre durante el embarazo puede afectar a cuánto pesa un recién nacido y a cómo crece un lactante. El hecho de que la madre gane demasiado peso durante el embarazo puede aumentar las probabilidades de que un bebé nazca con un peso superior al promedio.
     
  • La salud del bebé. Los problemas médicos, como algunas malformaciones congénitas y ciertas infecciones adquiridas durante el embarazo pueden repercutir en el peso natal del bebé y en su crecimiento posterior.

¿Qué pasa con los bebés prematuros?

Los bebés prematuros suelen ser de menor tamaño y más ligeros que otros recién nacidos. El peso de un bebé prematuro está determinado en gran medida por el tiempo en que se anticipó su nacimiento. El tiempo que se perdió el bebé dentro del vientre materno fue tiempo de crecimiento, de modo que el bebé deberá compensar ese crecimiento en el mundo exterior. 

Muchos bebés prematuros se clasifican como "de bajo peso natal" o de "muy bajo peso natal". En términos médicos, "bajo peso natal" significa que el bebé pesa menos de 5 libras con 8 onzas (2.500 gramos) al nacer. Esto afecta aproximadamente a 1 de cada 12 bebés en EE.UU., de modo que es bastante frecuente. "Muy bajo peso natal" significa que el bebé pesa menos de 3 libras con 5 onzas (1.500 gramos). La mayoría de los bebés con bajo o muy bajo peso natal nacieron de forma prematura. 

Los bebés prematuros reciben una atención médica especial inmediatamente después de nacer, y puede participar en sus cuidados un pediatra especializado llamado "neonatólogo". Muchos bebés prematuros pasan tiempo en la unidad de cuidados intensivos para neonatos (UCIN) mientras reciben atenciones médicas, que incluyen alimentarlos y observar atentamente su crecimiento. 

¿Mayor es mejor?

En los viejos tiempos, un bebé mofletudo y de muslos rollizos era la más viva imagen de un bebé sano. Pero un bebé que nazca con más peso del promedio es posible que tenga problemas médicos especiales que requieren atención. 

Algunos bebés excepcionalmente grandes, sobre todo aquellos que son hijos de madres con diabetes (incluyendo la diabetes gestacional) pueden tener problemas inmediatamente después de nacer para mantener alta su concentración de glucosa en sangre. Por lo tanto, pueden requerir alimentación extra o incluso glucosa administrada por vía intravenosa para impedir que bajen esa concentración. 

¿Perderá peso mi bebé?

Sí, al principio. Los bebés nacen con algún fluido de más, por lo que es perfectamente normal que un recién nacido pierda unas pocas onzas de peso cuando pierda ese fluido sobrante durante los primeros días de vida. Se espera que un recién nacido sano pierda entre el 7% y el 10% de su peso natal, pero lo debería recuperar aproximadamente durante las 2 primeras semana que siguen al nacimiento. 

Durante el primer mes de vida, la mayoría de recién nacidos ganan peso a una tasa aproximada de una onza (30 gramos) al día. Suelen crecer en longitud entre una pulgada y una pulgada y media (de 2,54 a 3,81 centímetros) durante el primer mes de vida. Muchos recién nacidos atraviesan un período de crecimiento rápido cuando tienen entre 7 y 10 días de vida y otros dos más cuando tienen 3 y 6 semanas de vida.

¿Me debo preocupar?

Los recién nacidos son tan pequeños que puede costar bastante saber si su bebé está ganando peso como lo debería ganar. Tal vez le preocupe que su bebé haya perdido demasiado peso los primeros días de vida o que no esté tomando suficiente leche materna o artificial. En tal caso, hable con el médico de su hijo, quien es posible que le pregunte sobre lo siguiente: 

  • Cuántas tomas hace el bebé cada día. Un bebé amamantado puede hacer 8 tomas o más en un período de 24 horas; los bebés alimentados con leche artificial (o de fórmula) suelen comer menos a menudo, tal vez cada 3 a 4 horas. Las madres que dan el pecho a sus bebés se pueden beneficiar de consultar a un asesor en lactancia, cuyos consejos pueden aumentar la comodidad durante las tomas y mejorar la técnica de lactancia.
     
  • Cuánto come su bebé en cada toma. Los bebés suelen mamar durante un mínimo de 10 minutos, se les debe oír tragar y deben parecer satisfechos al concluir la toma. Con esta edad, los bebés alimentados con leche artificial pueden beber de 3 a 4 onzas (de 90-120 mililitros) en cada toma.

  • Con qué frecuencia orina su bebé. Un bebé amamantado puede mojar solo uno o dos pañales al día hasta que le suba la leche a su madre. Cabe esperar que un bebé moje unos 6 pañales entre el tercer y el quinto día de vida. A partir de entonces, los bebés deben mojar por lo menos de 6 a 8 pañales al día.
     
  • Cuántas veces va de vientre su bebé cada día y cuál es el volumen y la consistencia de sus heces. Los recién nacidos solo manchan de caca un pañal al día al principio. Las heces son oscuras y alquitranadas durante los primeros días, y luego se vuelven blandas o sueltas y de color amarillento verdoso aproximadamente al cabo de 3 a 4 días. Los recién nacidos suelen manchar varios pañales de caca al día si son amantados, y una menor cantidad si se alimentan con leche artificial. 

Qué esperar

El hecho de ser grande o pequeño al nacer no implica necesariamente que el bebé vaya a ser grande o pequeño en la infancia o cuando se haga adulto. Bastantes adolescentes que sobresalen en estatura empezaron la vida como bebés pequeños, y el bebé más grande de todos se puede acabar convirtiendo en un adulto bajito. 

Cuando se hacen adultos, los niños tienden a parecerse a sus padres en tamaño y en estatura. La genética, así como una buena nutrición y su atención, desempeñaran un papel importante en la determinación de cómo crece su bebé en los años que se avecinan. 

Independientemente de que su bebé empiece siendo grande, pequeño o de tamaño entremedio, espere que crezca de forma acelerada durante los próximos meses.

Back To Top

Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2017 KidsHealth ® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com