La Historia de Kellan

Para un niño pequeño que nació con medio corazón, cada momento es muy especial

Cuando Willette Whitted recita el nombre de los complejos diagnósticos médicos de su hijo (dextrocardia situs inversus y síndrome del corazón izquierdo hipoplásico), se nota que es experta en el tema.

Los gemelos de Willette nacieron en 2013. Judah fue un bebé sano a pesar de ser prematuro. Kellan, sin embargo, nació con un corazón al que solo le funcionaba la mitad (una afección que se conoce como síndrome del corazón izquierdo hipoplásico) y, en su caso, su debilitado corazón se encontraba en el lado derecho del cuerpo, en lugar del izquierdo (en términos médicos: dextrocardia situs inversus). Era como el reflejo de su hermano en un espejo.

La combinación de ambas afecciones es rara y potencialmente mortal. Pero lo médicos de Children’s Minnesota le dieron esperanza a la familia.

Kellan and mother Willette during stay at hospitalCuando tenía solo unos meses de edad, Kellan se sometió a la primera de tres cirugías a corazón abierto. “La mañana de la cirugía, el cirujano cardíaco repasó el procedimiento con nosotros”, recuerda Willette. “Respondió cuidadosamente todas nuestras preguntas, dibujó diagramas y siempre nos hizo sentir como si Kellan fuera su único paciente”.

La operación fue un éxito. No obstante, unas horas después, Kellan sufrió un paro cardíaco. El equipo de Children’s se puso en acción e hizo todo lo posible para que el pequeño y frágil corazón de su paciente volviera a latir. Al final, se necesitó la ayuda de ECMO, una máquina sumamente compleja que hace el trabajo del corazón y los pulmones.

Le salvó la vida a Kellan.

Baby Kellan on a hospital bed look at a stuffed animal
Baby Kellan sitting on a hospital bed with a toy
Kellan and his brother riding matching tricycles
Kellan crawling through a play tunnel
Kellan eating ice cream with his brother
Kellan's mother reading a book to him and his brother

Kellan dejó de recibir ECMO, pero poco tiempo después se enfrentó a un nuevo problema: una infección en el pecho por la herida quirúrgica que necesitó la ayuda de los especialistas en enfermedades infecciosas de Children’s. También tuvo una reacción adversa al medicamento que tomaba para el corazón y comenzó a tener convulsiones, por lo que los neurólogos se integraron a su equipo de atención médica.

En marzo de 2014, Kellan se sometió a la segunda de tres cirugías para el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, la cual, en palabras de Willette, fue como un verdadero milagro. Ella dice que todo el equipo a cargo del cuidado médico de su hijo está de acuerdo con ella: Kellan ha sido un niño diferente desde esa cirugía.

Aunque todavía tiene algunos obstáculos por superar, Kellan no ha tenido que ser internado en el hospital en todo lo que va de año. Le va muy bien en el kínder, al igual que a su hermano gemelo, y su mamá nos cuenta que ambos niños perdieron su primer diente con una semana de diferencia.

La historia de Kellan está llena de momentos que han sido posibles gracias a nuestros generosos donadores. Desde la tecnología que salva vidas, hasta el cuidado de los hermanos y las necesidades diarias, como la comida y el transporte, las donaciones mejoran y prolongan la vida de las personas más increíbles del mundo.

We need your help.

Donate today. Make a difference in the lives of Minnesota kids.

Choose a gift amount:

Share: