Patient & Family Education Materials

Start over with a New Search

El citomegalovirus (CMV)

Article Translations: (English)

¿Qué es el citomegalovirus?

El citomegalovirus es un virus que pertenece a la familia del virus del herpes. Al igual que el herpes, el citomegalovirus permanece en el cuerpo y, aunque a veces se encuentra inactivo, la infección que causa se tiene de por vida. La infección viral congénita (de nacimiento) que se presenta con más frecuencia es la causada por el citomegalovirus.

¿Cómo se propaga el citomegalovirus?

En los bebés más grandes y en los niños pequeños, la infección por citomegalovirus suele ser asintomática. El virus se encuentra en la orina, el semen y otros líquidos corporales, y se transmite muy fácilmente entre los miembros de la familia y en las guarderías. También se puede transmitir al feto durante el embarazo y al bebé durante el parto o a través de la leche materna.

¿Qué es la infección congénita por citomegalovirus?

Si un bebé contrae el virus antes de nacer, se le conoce como infección congénita por citomegalovirus. La mayoría de los bebés con citomegalovirus congénito nunca tienen problemas de salud ni muestran signos de infección. No obstante, algunos bebés sí presentan signos de infección al nacer o más adelante.

A diferencia de cuando lo contraen antes de nacer, los bebés que lo contraen durante el parto o a través de la leche materna no suelen enfermarse.

¿Por qué es preocupante tener citomegalovirus congénito?

La mayoría de los bebés con citomegalovirus congénito nunca presentan problemas de salud. Sin embargo, algunos bebés sí pueden tener complicaciones graves, como pérdida auditiva y de la vista, retrasos en el desarrollo o la motricidad, o convulsiones.

¿Cuáles son los signos del citomegalovirus congénito?

La mayoría de los bebés que tienen citomegalovirus congénito no muestran síntomas de la infección al nacer. Por otro lado, los bebés que sí presentan síntomas pueden tener alguno de los siguientes:

  • Nacimiento prematuro
  • Bajo peso al nacer
  • La cabeza pequeña (microcefalia)
  • Aumento del tamaño del hígado y coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos
  • Eritropoyesis dérmica (salpullido púrpura)
  • Sordera

¿Cómo se diagnostica el citomegalovirus congénito?

La mayoría de las veces, la infección por citomegalovirus en la madre es difícil de detectar debido a que produce pocos síntomas. Si una madre ya ha tenido la infección, es posible que tenga anticuerpos en la sangre. A los bebés que tienen citomegalovirus congénito se les hacen pruebas de la garganta, la sangre o la orina. En algunos estados, la prueba de detección del citomegalovirus congénito forma parte del conjunto de pruebas neonatales de rutina. Sin embargo, estos resultados tendrán que confirmarse con otras pruebas más adelante.

¿Cuál es el tratamiento para el citomegalovirus congénito?

El tratamiento debe iniciarse durante el primer mes de vida para primeramente obtener el efecto benéfico potencial contra la sordera y los problemas neurológicos que puede causar. No obstante, no todos los niños con citomegalovirus congénito necesitan tratamiento. El médico de su bebé le dirá cuáles son las recomendaciones específicas de tratamiento al tomar en cuenta lo siguiente:

  • La edad gestacional de su bebé
  • Los síntomas de su bebé
  • La tolerancia de su bebé a determinados medicamentos
  • Las expectativas de la evolución de la enfermedad

Si el médico opta por dar tratamiento a su bebé, se le harán análisis de sangre periódicamente para comprobar que el tratamiento no lo perjudique.

El médico también podría recomendar que se le hagan más pruebas, como:

  • Pruebas de audición con un audiólogo
  • Exámenes de los ojos con un oftalmólogo
  • Un ultrasonido de la cabeza
  • Evaluaciones de su desarrollo

¿Cómo se puede prevenir la propagación del citomegalovirus?

El riesgo de contraer el citomegalovirus se puede reducir al tener el menor contacto posible con la saliva y la orina de los bebés y los niños pequeños, ya que contienen grandes cantidades del virus. Es especialmente importante que las mujeres embarazadas tomen estas precauciones. Se puede evitar el contacto con la saliva de un niño al no compartir alimentos, cubiertos o vasos. Lavarse correctamente las manos con agua y jabón durante al menos 15 segundos es la mejor forma de eliminar el virus de las manos. También, recuerde siempre lavarse las manos después de cambiar los pañales. 

¿Qué más necesito saber?

¿Puede ir mi hijo a la guardería? Sí, su hijo no tiene por qué recibir un trato diferente al de los demás niños. El personal de la guardería debe seguir los procedimientos habituales y lavarse las manos después de cambiar los pañales.

¿Puedo amamantar a mi bebé? Sí, puede amamantar a su hijo aunque tenga citomegalovirus congénito, ya que no se corre ningún riesgo.

¿Tiene más preguntas?

Esta información no es específica para su hijo; solo proporciona información general. Si tiene alguna pregunta, llame a su clínica.

Back To Top

This page is not specific to your child, but provides general information on the topic above. If you have any questions, please call your clinic. For more reading material about this and other health topics, please call or visit Children's Minnesota Family Resource Center library, or visit www.childrensmn.org/educationmaterials.

© 2022 Children's Minnesota