Patient & Family Education Materials

Start over with a New Search

¡Qué dolor! Los niños y los dolores del crecimiento

Article Translations: (English)

(What a Pain! Kids and Growing Pains)

Si puedes leer esto solo, probablemente puedas abrir el grifo para lavarte los dientes. Y si alcanzas el grifo, seguramente puedes alcanzar un vaso de la alacena de la cocina.

Todos estos son signos de que cada vez estás más grande y de que estás creciendo. Sin embargo, para algunos niños, el crecimiento acarrea lo que algunos médicos llaman dolores del crecimiento.

¿Qué son los dolores del crecimiento?

Los dolores del crecimiento no son una enfermedad. Es probable que no tengas que ir al médico por este motivo. Pero pueden ser fuertes. En general, aparecen entre los 3 y los 5 años de edad o entre los 8 y los 12. Los médicos no creen que el crecimiento en realidad provoque dolor, pero los dolores del crecimiento se detienen cuando un niño deja de crecer. En la adolescencia, la mayoría de los niños ya no tienen dolores del crecimiento.

Estos dolores aparecen en las piernas. En su mayoría, se sienten en los muslos (la parte superior de las piernas), en las pantorrillas (la parte de atrás de las piernas, debajo de las rodillas) o detrás de las rodillas. A menudo, el dolor se siente en ambas piernas.

Los dolores del crecimiento en general comienzan antes de dormir. A veces te acuestas sin sentir ningún tipo de dolor, pero quizás te despiertes en medio de la noche porque te duelen las piernas. La buena noticia sobre estos dolores es que desaparecen a la mañana.

¿Cuál es la causa de los dolores del crecimiento?

Los dolores del crecimiento no se presentan alrededor de los huesos ni de las articulaciones (las partes flexibles que unen los huesos y les permiten moverse), sino solo en los músculos. Por esta razón, algunos médicos creen que los niños pueden sentir dolores del crecimiento porque tienen los músculos cansados. Al correr, trepar o saltar mucho durante el día, quizás sientas dolores en las piernas durante la noche.

¿Qué puedo hacer para sentirme mejor?

Tus padres pueden ayudar a aliviar los dolores del crecimiento si te dan algún analgésico de venta libre como ibuprofeno o paracetamol. Los niños no deben tomar aspirina porque puede causar una enfermedad grave poco frecuente llamada síndrome de Reye.

A continuación encontrarás tres consejos más que pueden ayudarte a sentirte mejor:

  1. colocar una almohadilla caliente sobre el lugar donde te duelen las piernas
  2. elongar las piernas como se hace en las clases de gimnasia
  3. pedirle a tus padres que te masajeen las piernas

Cuándo consultar al médico

Si tienes fiebre, cojeas al caminar o tienes la pierna roja o inflamada, tus padres deben llevarte al médico. Los dolores del crecimiento no deben impedirte correr, jugar ni hacer tus actividades normales. Si el dolor te aqueja durante el día, díselo a tus padres.

Quizás nunca sientas ningún dolor del crecimiento, pero, si los tienes, recuerda que antes de saberlo, los habrás superado./p>

Back To Top

Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2017 KidsHealth ® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com