Patient & Family Education Materials

Start over with a New Search

Sillas de seguridad para el automóvil

Article Translations: (English)

¿Por qué son tan importantes las sillas de seguridad?

Utilizar una silla de seguridad es la mejor protección que puede darle a su hijo cuando viajen en automóvil. Los accidentes de tráfico son una de las principales causas de muerte y lesiones en los niños. Puesto que las sillas de seguridad salvan vidas, usarlas es obligatorio por ley en todos los estados de Estados Unidos.

Mantener a su hijo seguro cuando viaja en automóvil es algo que depende de elegir la silla de seguridad adecuada y de instalarla y usarla correctamente. La mejor silla de seguridad es aquella que mejor se adapte al peso, tamaño y edad de un niño, así como al vehículo de sus padres.

He aquí algunas cosas que debe saber para que pueda escoger la silla que sea mejor para su hijo:

  • Elija una silla que cumpla la Normativa Federal de Seguridad de Vehículos a Motor 213 (Federal Motor Vehicle Safety Standard 213). Lo pondrá en su etiqueta.
  • Aprenda a instalar la silla en el automóvil y aprenda a cerrar su arnés de sujeción antes de que su hijo la use por primera vez. No dependa de lo que le expliquen en la tienda donde la compre.
  • Para encontrar ayuda o comprobar si usted ha instalado la silla correctamente en el automóvil, lleve su vehículo a la estación de inspección de sillas de seguridad establecida por el gobierno federal por todo el país. También puede recibir ayuda de muchos departamentos de salud de su localidad, grupos públicos sobre seguridad, hospitales, cuerpos de seguridad y departamentos de bomberos. Asegúrese de preguntar por un técnico titulado en seguridad de pasajeros infantiles.
  • Sea muy cauto a la hora de aceptar una silla de seguridad de segunda mano.
    • Si sabe que una silla de seguridad ha participado en un accidente, no la use. Podría estar alterada de formas que no se ven.
    • Evite sillas a las que les falten partes o que carezcan de fecha de fabricación o de número del modelo. Si no tiene el manual de instrucciones, no la use. Asimismo, compruebe la "fecha de caducidad" recomendada por el fabricante.
    • Si tiene cualquier duda sobre cómo se ha utilizado una silla, si está agrietada o si presenta signos de deterioro por uso, no la utilice. La retirada del mercado de este tipo de productos es bastante habitual. Contacte con el fabricante de la silla y pregúntele durante cuánto tiempo se puede usar de una forma segura. Si la silla ha sido retirada del mercado, es posible que el fabricante pueda proporcionarle un sustituto de la pieza retirada o sugerirle un modelo nuevo.
  • Asegúrese de rellenar la hoja de registro del producto para que le puedan informar sobre posibles retiradas del producto de forma inmediata.

Los bebés empiezan usando sillas de seguridad solo para bebés (orientadas hacia atrás) o sillas convertibles. Cuando crecen, pasan a utilizar sillas orientadas hacia delante y después asientos elevadores. He aquí una breve revisión sobre qué tipos de sillas se deben utilizar en cada momento.

Tipos de sillas de seguridad para el automóvil

Sillas de seguridad solo para bebés (desde el nacimiento hasta las 22-35 libras / 10–16 kilos)

Las sillas exclusivas para bebés solo son adecuadas para recién nacidos y bebés de tamaño reducido. Por lo tanto, tendrá que comprar otra silla cuando su hijo crezca. Este tipo de sillas están diseñadas para proteger a los bebés desde el nacimiento hasta que pesan como máximo 35 libras (16 kilos), dependiendo del modelo.

Las sillas para bebés siempre se deben colocar en la dirección contraria a la de la marcha del automóvil. Un bebé es mucho menos probable que muera o que se lesione de gravedad si viaja en esa orientación. Esto se debe a que, en caso de tener un accidente de tráfico, el respaldo de la silla protegerá la cabeza, el cuello y el torso del bebé. A esta edad, el cuello de un bebé no es lo bastante fuerte como para sostener la cabeza en caso de accidente.

La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda que los bebés y los niños de 1 a 3 años de edad viajen en la dirección opuesta a la de la marcha hasta que alcancen los límites máximos en peso y estatura recomendados por el fabricante de la silla. Los expertos en seguridad infantil afirman que es mejor hacer estos cambios basándose en el tamaño del niño, no en su edad. Los niños de tamaño pequeño pueden viajar en automóvil orientados en el sentido opuesto al de la marcha hasta que tienen 3 o 4 años de edad.

Muchas sillas de seguridad solo para bebés resultan útiles porque están diseñadas para funcionar también como portabebés, sillas o hamaquitas cuando se utilizan fuera del automóvil. Muchos modelos encajan y desencajan directamente desde una base, lo que permite dejar la base instalada en el automóvil. Algunas de ellas se pueden encajar en un armazón provisto de ruedas para convertirse en sillas de paseo. Si su bebé está sentado en su silla de seguridad fuera del automóvil, no la deje nunca sobre una superficie alta como la encimera de la cocina, una cómoda o un cambiador.

Las sillas son fáciles de usar, pero no permita que su bebé pase demasiado tiempo dentro de ella, sea en casa o en la guardería. Pasar demasiado tiempo en una silla de seguridad limita los movimientos y las oportunidades de estimulación de los bebés, que son de suma importancia para que desarrollen sus habilidades sensoriales y motoras.

¿Debería usar una silla de seguridad convertible?

Las sillas de seguridad convertibles están diseñadas para proteger a los niños:

  • desde el nacimiento hasta que pesan por lo menos 40 libras (18 kg) y van orientadas hacia delante
  • hasta que pesan 65 libras (30 kg) o incluso 80 libras (36 kg) y van orientadas hacia delante, dependiendo del modelo.

Las sillas convertibles se colocan en posiciones diferentes en función de la edad y del tamaño del niño:

  • Se orientan en el sentido contrario al de la marcha hasta que el bebé está preparado para orientarse en el sentido de la marcha (porque ha alcanzado el peso o la estura máxima especificadas en la silla para ir orientado hacia atrás en esa silla).
  • A partir de ese momento, se pueden girar por completo y convertirse en sillas se seguridad orientadas en el sentido de la marcha.

Algunas sillas de seguridad se llaman "todo en una" o multifunción porque pasan de ser de orientadas hacia atrás a orientadas hacia delante y luego se convierten en asientos elevadores cuando se les quita el arnés.

Las sillas de seguridad convertibles:

  • son pesadas y no son muy manejables
  • se deben usar solo para viajar (nunca fuera del automóvil)
  • pueden resultar económicas porque no se necesita comprar varias sillas, una solo para bebés y otras para niños mayores
  • son buenas para los bebés grandes, a quienes le queda pequeña la silla solo para bebés y siguen teniendo que viajar en el sentido contrario al de la marcha.

Si usa una silla convertible:

  • Asegúrese de que se adapta bien al cuerpo de su hijo. Meter un bebé pequeño dentro de una silla grande puede no ser la mejor opción.
  • No use un modelo provisto de bandeja protectora con recién nacidos. El protector les podría quedar demasiado alto. En un accidente de tráfico, la cara del bebé podría chocar con la bandeja.

Sillas de seguridad orientadas exclusivamente hacia delante (de 20 a 80 libras / de 10 a 40 kg)

Las sillas de seguridad orientadas exclusivamente hacia delante se han diseñado para proteger a niños que pesan de 20 a 80 libras (de 10 y 40 kilos) o más, dependiendo del modelo.

Todos los niños a quienes se le haya quedado pequeña por peso o estatura la silla de seguridad orientada hacia atrás deben usar una silla de seguridad orientada hacia delante y provista de un arnés completo durante el máximo tiempo posible. Deberán pasar a usar un asiento elevador que se ajusta con el cinturón de seguridad del automóvil cuando superen la estatura y el peso máximos para usar la silla de seguridad.

Algunos vehículos disponen de sillas de seguridad incorporadas o integradas. Como con otras sillas de seguridad orientadas hacia delante, estas sillas son para niños que superan el límite máximo para usar sillas orientadas hacia atrás. Algunas sillas se pueden transformar en asientos elevadores que se ajustan con el cinturón de seguridad. Los límites de peso y estatura varían, de modo que compruébelo en el manual de instrucciones de su vehículo.

¿Y qué pasa con las bolsas de aire?

Cuando se combinan con el uso del cinturón de seguridad, las bolsas de aire (airbags) protegen a adultos y adolescentes de graves lesiones durante los choques. Han salvado muchas vidas y han evitado multitud de lesiones graves. Pero los niños pueden sufrir lesiones, e incluso morir, si viajan en el asiento delantero del automóvil cuando se activa la bolsa de aire.

Las bolsas de aire se diseñaron pensando en los adultos. Se deben abrir con una gran fuerza (de hasta 200 millas por hora o 320 km/h) para proteger a un adulto de sexo masculino y de tamaño medio (que pese unas 165 libras o 75 kilos) de posibles lesiones. Aunque esta fuerza es adecuada para adultos, adolescentes y niños grandes, puede ser peligrosa para los niños de tamaño reducido, pudiéndoles provocar lesiones importantes en la cabeza y el cuello.

Proteja a su hijo de las lesiones provocadas por la bolsa de aire siguiendo las reglas que figuran a continuación:

  • No coloque nunca una silla de seguridad para bebés orientada hacia atrás en un asiento delantero provisto de una bolsa de aire.
  • Las sillas de seguridad se deben colocar en los asientos traseros del automóvil.
  • Si no tiene otra opción y su hijo debe viajar en el asiento delantero (es decir, si dispone de un automóvil de solo dos plazas o si la silla de seguridad no encaja en los asientos traseros), empuje el asiento del pasajero lo más hacia atrás que sea posible.
  • Todos los niños que tengan menos de 13 años deben viajar siempre en los asientos traseros del automóvil, de ser posible, en la parte central de los mismos. Todos los pasajeros deben llevar abrochado el cinturón de seguridad.
  • Hay una ley que permite a los fabricantes de automóviles instalar un botón para desactivar temporalmente la bolsa de aire del pasajero. Tal y como recomienda la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés), si un niño debe viajar en una silla de seguridad colocada en el asiento delantero y su automóvil dispone de ese botón, desactive la bolsa de aire durante el viaje. Asegúrese de reactivar la bolsa de aire cuando extraiga la silla de seguridad.

Puede encontrar más información para garantizar la seguridad de su hijo mientras viaja en automóvil en:

Back To Top

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2020 KidsHealth ® All rights reserved. Images provided by iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, and Clipart.com