Patient & Family Education Materials

Start over with a New Search

Síndrome de cabeza plana (plagiocefalia posicional)

Article Translations: (English)

Los bebés nacen con la cabeza blanda para permitir el sorprendente crecimiento cerebral que ocurre durante el primer año de vida. Por eso, sus cabezas son "moldeables". 

El paso por el canal del parto durante el nacimiento puede hacer que la cabeza  del recién nacido se vea puntiaguda o demasiado larga. Por lo tanto, es normal que el cráneo de un bebé, que está formado por varios huesos que se acabarán fusionando entre sí, tenga una forma extraña durante los primero días o semanas posteriores al parto. 

Pero si el bebé desarrolla un área aplanada duradera, en un lado o en la parte posterior de la cabeza, se podría deber a un síndrome de cabeza plana, también conocido como "plagiocefalia posicional". El síndrome de cabeza plana suele ocurrir cuando un bebé duerme en la misma postura la mayoría de la veces o bien debido a problemas en los músculos del cuello. 

Este problema no perjudica el desarrollo cerebral ni causa ningún problema estético duradero. Y, afortunadamente, no requiere ningún tipo de cirugía. Prácticas sencillas, como cambiar la postura de dormir del bebé, sostenerlo en brazos y colocarlo sobre el vientre a menudo, pueden ayudar. 

Causas

La causa más habitual de que un bebé tenga la cabeza aplanada es su postura para dormir. Puesto que los bebés pasan mucho tiempo seguido descasando boca arriba, la cabeza a veces se les aplana por detrás. Colocar al bebé en dispositivos donde quedan recostados durante el día (sillas de seguridad para el coche, porta-bebés, cochecitos, carritos columpios y saltadores) también se añade a este problema.

Los bebés prematuros son más proclives a tener cabezas aplanadas. Sus cráneos son más blandos que los de los bebés a término. También pasan mucho tiempo acostados sobre la espalda sin que los muevan ni los sostengan en brazos debido a sus necesidades médicas y a su extrema fragilidad después de nacer, que suele requerir que ingresen en la  unidad de cuidados intensivos para neonatos (UCIN).

Un bebé puede empezar a desarrollar un síndrome de cabeza plana antes de nacer, si se ejerce presión sobre su cráneo debido a la pelvis de su madre o a un gemelo. De hecho, muchos bebés que nacen en partos múltiples tienen las cabezas aplanadas en algunas áreas. 

Estar apretado dentro del vientre materno también puede provocar tortícolis, que a su vez, puede evolucionar a una cabeza aplanada. A los bebés con tortícolis les cuesta girar la cabeza debido a una contractura muscular en un lado del cuello. Puesto que les cuesta mover la cabeza, tienden a mantener la cabeza en la misma postura cuando se acuestan. Esto puedo provocar aplanamiento de la cabeza. 

Así mismo, muchos bebés que empiezan con un síndrome de cabeza plana desarrollan tortícolis. Puesto que han de invertir mucha energía para girar la cabeza, los bebés con aplanamientos importantes en un lado de la cabeza tienden a permanecer de ese lado, de modo que sus cuellos se vuelven rígidos por falta de uso.

Signos y síntomas 

El síndrome de cabeza plana suele ser fácil de detectar por parte de los padres. Lo más típico es que la parte posterior de la cabeza del bebé, llamada "occipucio", esté aplanada por un lado. Suele haber menos pelo en esa parte de la cabeza del bebé. Si una persona mira la cabeza del bebé desde arriba, la oreja del lado aplanado puede estar más adelantada que la otra. 

En los casos más graves, la cabeza puede sobresalir por el lado opuesto al del aplanamiento y la frente puede ser irregular o estar desnivelada. Si la causa es una tortícolis, el cuello, la mandíbula y la cara también pueden estar desniveladas.

Diagnóstico 

Los médicos suelen diagnosticar un síndrome de cabeza plana simplemente observando la cabeza del bebé. Para evaluar una tortícolis, el médico puede observar cómo el bebé mueve la cabeza y el cuello. No suelen ser necesarias pruebas de laboratorio, radiografías ni tomografías computadas (TC).

El médico puede tener que ver al niño durante unas pocas visitas para evaluar cómo va cambiando la forma de su cabeza. Si el hecho de recolocar la cabeza del bebé durante el sueño ayuda a mejorar la forma del cráneo a lo largo del tiempo, lo más probable es que todo se deba a un síndrome de cabeza plana. Si eso no tuviera efecto, se podría deber a  otra afección, como a una craneosinostosis. 

La cranosinostosis ocurre cuando los huesos del cráneo del bebé se fusionan entre sí a antes de tiempo (normalmente, lo deberían hacer en torno a los 4 años de edad). La fusión limita el crecimiento cerebral y provoca anomalía craneales. Los niños con craneosinostosis necesitan tratamiento. 

Si el médico sospechara una  craneosinostosis u otra afección , remitiría al niño a un neurocirujano pediátrico o a un cirujano plástico  craneofacial, quien solicitaría otras pruebas, como radiografías y TC.

Tratamiento 

Si su hijo tiene un síndrome de cabeza plana provocado por la postura que adopta al dormir o al estar acostado, puede hacer muchas cosas en casa para tratarlo: 

  • Modifique la postura de la cabeza del bebé mientras duerme. Recoloque la cabeza del bebé (de izquierda a derecha o al revés) cuando su bebé descanse boca arriba. Aunque lo más probable es que el bebé se mueva durante la noche, sigue siendo una buena idea colocar a su hijo de modo que la parte redondeada de su cabeza repose sobre el colchón y la parte aplanada se exponga al aire. La Academia Americana de Pediatría (AAP) no recomienda utilizar almohadas en forma de cuña ni otros dispositivos para mantener al bebé en una sola postura.

  • Alternar la posición en la cuna. Considere cómo acuesta a su bebé en la cuna. La mayoría de los padres diestros sostienen a sus bebés de tamaño reducido apoyando su peso en el brazo izquierdo y los depositan en la cuna con la cabeza orientada hacia la izquierda. En esta postura, se deben girar hacia la derecha para observar la habitación, de modo que es mucho más habitual la tortícolis hacia la derecha con aplanamiento del lado derecho de la cabeza. Independientemente de cuál sea el lado de la cabeza que esté aplanado, deberá acostar al bebé en la cuna de tal modo que favorezca el giro activo de la cabeza hacia el otro lado.
     
  • Lleve a su hijo en brazos más a menudo. Reduzca la cantidad de tiempo que pasa su hijo acostado sobre la espalda, así como el tiempo que pasa en posturas donde apoya la cabeza sobre una superficie plana (como las sillitas de seguridad, los porta-bebés, los carritos, los cochecitos, los columpios y los saltadores). Por ejemplo, si su bebé se queda dormido en la silla de seguridad para el coche en un viaje, saque al bebé de la silla cuando lleguen a casa, en vez de dejar que siga durmiendo allí. Lleve en brazos al bebé a menudo, lo que eliminará parte de la presión que se ejerce sobre su cabeza mientras está estirado o apoyado en una superficie.
     
  • Haga que su hijo pase tiempo boca abajo. Deje que su hijo se acueste boca a bajo con su supervisión durante las horas de vigilia. El tiempo que un bebé pasa boca abajo no solo favorece una buena formación de la parte posterior de la cabeza sino que también ayuda de otras formas. El hecho de observar el mundo desde una nueva perspectiva anima a su bebé a aprender y a descubrir el mundo. Ademas, le fortalece las musculatura del cuello, y el bebé aprende a levantarse apoyándose en los brazos, lo que le ayudará a desarrollar los músculos que necesita para gatear y para sentarse. 

Puesto que la mayoría de los bebés con plagiocefalia tienen algún tipo de tortícolis, la fisioterapia y un programa de ejercicios para hacer en casa suelen formar parte del tratamiento recomendado. Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios para hacer con su bebé que implican técnicas de estiramiento graduales y progresivas. La mayoría de los movimientos supondrán estirar el cuello de su hijo hacia el lado opuesto al aplanado. Con el tiempo, los músculos del cuello se alargarán y el cuello se enderezará. Aunque sean muy sencillos, los ejercicios se deben hacer correctamente. 

Para aquellos niños con un síndrome de cabeza plana grave a quienes no le haya ayudado el reposicionamiento de la cabeza durante 2 o 3 meses, los médicos pueden recetar un casco hecho a medida o bien una cinta para la cabeza. Aunque los cascos no van bien para todos los niños, a algunos niños con tortícolis graves les van muy bien. 

Los cascos funcionan mejor cuando se usan entre los 4 y los 12 meses de edad, cuando el niño crece más deprisa y sus huesos son más maleables. Actúan ejerciendo una presión suave pero constante sobre el cráneo de un bebé en proceso de crecimiento para redirigir este crecimiento.

No adquiera nunca un dispositivo de este tipo sin visitar antes al médico de su hijo. Solo un pequeño porcentaje de bebés con síndrome de cabeza plana lleva casco. La decisión de usar el tratamiento del casco solo se toma estudiando cada caso (por ejemplo, cuando la afección es tan grave que está empezando a deformar la cara del bebé).

Pronóstico 

El pronóstico de los bebés con síndrome de cabeza plana es excelente. Conforme los bebés van creciendo, empiezan a recolocarse de forma natural mientras duermen mucho mejor que cuando eran recién nacidos, lo que permite que sus cabezas ocupen distintas posiciones a lo largo de la noche. 

Después de que los bebés aprendan a darse la vuelta, la APP sigue recomendando que los padres los acuesten boca arriba, pero que luego los dejen cambiar a la postura que a ellos les vaya mejor sin volverlos a colocar boca arriba. 

Como normal general, a partir de que un bebé se sabe sentar solo, las partes aplanadas de la cabeza no empeoran. Entonces, a lo largo de meses y años y conforme le vaya creciendo el cráneo, mejorará el aplanamiento hasta en los casos graves. Es posible que su cabeza nunca sea completamente simétrica pero, por diversos motivos, la simetría resultará menos visible. Por ejemplo, a finales de la infancia, la cara sobresale más en relación al cráneo, el cabello se espesa y los niños no dejan de moverse. Tanto la experiencia como las investigaciones clínicas indican que en la etapa escolar, una cabeza aplanada deja de ser un problema estético o social. 

Es importante recordar que el hecho de tener la cabeza aplanada no afecta al crecimiento cerebral ni causa retrasos del desarrollo ni lesiones cerebrales.

Prevención 

Los bebés siempre se deben acostar para dormir boca arriba (sobre la espalda) para prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), a pesar de la posibilidad de que desarrollen áreas aplanadas en la aparte posterior de la cabeza. 

De todos modos, el hecho de ir alternando la postura de la cabeza cuando se acuestan para dormir, permitirles pasar mucho tiempo boca abajo y estimularlos durante el día mientras estén despiertos son pautas que pueden reducir el riesgo de síndrome de cabeza plana.

Back To Top

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2017 KidsHealth ® All rights reserved. Images provided by iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, and Clipart.com