Patient & Family Education Materials

Start over with a New Search

Cáncer de tiroides

Article Translations: (English)

¿Qué es el cáncer de tiroides?

El cáncer de tiroides es un tipo de cáncer que comienza en la tiroides. La tiroides es una glándula con forma de mariposa ubicada en la parte frontal del cuello. La tiroides y las hormonas que produce son importantes para el crecimiento, el desarrollo y el metabolismo de una persona.

El cáncer de tiroides es poco común en los niños. La mayoría de los niños con cáncer de tiroides responden bien al tratamiento.

¿Cuáles son los tipos de cáncer de tiroides?

Los tipos de cáncer de tiroides que pueden desarrollar los niños y los adolescentes son los siguientes:

Papilar: Este es el tipo más común de cáncer de tiroides en los niños. Comienza en las células encargadas de producir hormonas tiroideas que contienen yodo. Este tipo de cáncer crece muy lentamente, pero puede extenderse a los ganglios linfáticos del cuello y, en raras ocasiones, a otras partes del cuerpo. El cáncer papilar es más común en las niñas adolescentes que en los niños.

Folicular: Este tipo de cáncer también comienza en las células que producen hormonas tiroideas. Es menos común que el cáncer papilar, pero es más probable que se extienda a otras partes del cuerpo.

Medular: este cáncer poco común comienza en las células que producen calcitonina, una hormona que ayuda a controlar el nivel de calcio en la sangre. Este tipo de cáncer suele ser hereditario (darse por familias).

¿Cuáles son los signos y los síntomas del cáncer de tiroides?

Al principio, el cáncer de tiroides no suele causar ningún síntoma. Es posible que el médico o un padre del niño detecten un bulto en el cuello, también llamado "nódulo". A medida que el cáncer avanza, puede causar los siguientes síntomas:

  • hinchazón del cuello
  • ronquera
  • dificultad para tragar
  • ganglios linfáticos del cuello inflamados (glándulas inflamadas) 

¿Quién contrae cáncer de tiroides?

Los niños que recibieron anteriormente radiación para tratar un cáncer de cabeza y de cuello, tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de tiroides. Entre los factores de riesgo se encuentran los siguientes:

  • enfermedad tiroidea autoinmune (como la tiroiditis de Hashimoto)
  • antecedentes familiares de cáncer de tiroides
  • enfermedades genéticas asociadas con cánceres

¿Cómo se diagnostica el cáncer de tiroides?

Los médicos pueden sospechar que existe un cáncer de tiroides cuando palpan un bulto en el cuello del niño. Los médicos, incluidos los endocrinólogos (médicos especialistas en hormonas), los radiólogos y los cirujanos, trabajan juntos para hacer el diagnóstico. A continuación, crean un plan de atención específico para su hijo.

Pedirán análisis de sangre para ver cómo está funcionando la tiroides. Harán una ecografía del cuello y de la tiroides para ver si hay un nódulo. La ecografía permite lo siguiente:

  • Verificar la cantidad y el tamaño de los nódulos.
  • Ver si el nódulo es sólido o está lleno de líquido (quiste) y si hay otros elementos que parezcan ser cáncer.
  • Ver si el cáncer se ha extendido a los ganglios linfáticos.

La biopsia por aspiración mediante una aguja fina es la mejor forma de diagnosticar el cáncer de tiroides. Para hacer esta biopsia, el médico detecta el nódulo tiroideo con la ayuda de una ecografía. Después de adormecer la piel con un medicamento, el médico inserta una aguja fina que pasa a través de la piel hasta llegar al nódulo para extraer una muestra. La muestra se envía a un laboratorio para determinar si es cáncer.

¿Cómo se trata el cáncer de tiroides?

Para tratar el cáncer de tiroides, un cirujano especializado en oído, nariz y garganta (otorrinolaringólogo) extirpará parte o toda la glándula tiroides.

Después de la cirugía de tiroides, es posible que los niños necesiten tomar hormona tiroidea en píldoras. Estas píldoras reemplazan las hormonas que el cuerpo no puede producir sin la glándula tiroides.

Los médicos pueden recomendar una gammagrafía con yodo radiactivo y una terapia para destruir las células tiroideas que hayan quedado después de la cirugía.

¿Qué más debo saber?

La mayoría de los nódulos tiroideos no son cancerosos. Si su hijo tiene un nódulo, el médico le realizará exámenes de tiroides y ecografías con frecuencia para controlar su tamaño. Si el nódulo cambia de tamaño, el médico puede recomendar una biopsia por aspiración mediante una aguja fina. Así podrá obtener más información.

Los cánceres de tiroides son poco frecuentes en los niños. Pero si su hijo tiene un nódulo tiroideo, es recomendable consultar con un equipo de médicos con experiencia en el cuidado de niños con cáncer de tiroides.

Back To Top

Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2021 KidsHealth ® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com