Patient & Family Education Materials

Start over with a New Search

El sangrado bucal en niños que tienen un trastorno hemorrágico

Article Translations: (English)

¿Qué causa el sangrado bucal?

  • la caída de los dientes de leche
  • una lesión en la boca
  • una mordedura en el interior de la mejilla o de la lengua
  • gingivitis (inflamación de las encías)
  • algún arreglo dental, incluyendo las inyecciones de Novocaína®

¿Por qué el sangrado bucal presenta un problema?

En los niños que tienen un trastorno hemorrágico, el sangrado bucal puede ser difícil de controlar: la boca tarda más tiempo en cicatrizar, porque las enzimas presentes en la saliva destruyen los coágulos, y es común que el sangrado vuelva a empezar al momento de comer.

¿Cómo se debe cuidar al niño?

Haga lo posible para evitar que el niño chupe (ya sea del chupete, popote, biberón o vasito de bebé).  También debe evitar las comidas que raspan (como, por ejemplo, papas fritas en bolsa y galletas) y las bebidas calientes, y procurar no golpearse la boca mientras ésta sana.

Es posible que necesite alguno de los siguientes medicamentos:

  • Amicar®(ácido aminocaproico) para impedir que las enzimas presentes en la saliva destruyan los coágulos.
  • Nosebleed QR®
  • Concentrado de factor o DDAVP (desmopresina), si así lo indica el hematólogo.

¿En qué circunstancias se debe llamar a la clínica?

Llame si:

  • el sangrado continúa durante más de 30 minutos.
  • tiene un diente (o varios) flojo debido a una lesión o a un golpe.
  • las heces son negras, tienen sangre, o son negras y pegajosas como el alquitrán.
  • vomita sangre.
  • tiene hinchazón en la lengua o en la garganta.

¿Qué más es necesario saber?

A menos que el niño tenga hinchazón extensa en la boca o en la garganta debido a un accidente muy grave (la cual podría dificultar la respiración), el sangrado bucal generalmente no es mortal.

Cuando un poco de sangre se mezcla con la saliva, parece ser más sangre de la que realmente es.

Algunos niños se tragan la sangre cuando tienen sangrado bucal, lo que podría provocar que vomiten con sangre o que las heces se vean negras o pegajosas como el alquitrán.

Si el sangrado continúa durante varias horas, podría producir anemia (nivel bajo de hemoglobina).

Es muy importante que los niños que tienen un trastorno hemorrágico tengan un buen cuidado dental.  Deben cepillarse los dientes dos veces al día, usar hilo dental todos los días y consultar al dentista cada 6 meses.  Si al niño se le va a hacer algún arreglo dental, consulte la hoja informativa “El cuidado dental en niños que tienen un trastorno hemorrágico”.

¿Tiene más preguntas?

Este folleto no es específico para su hijo; sólo ofrece información general.  Si tiene alguna pregunta, llame a la clínica.  Si desea más información sobre los trastornos hemorrágicos, diríjase a las siguientes páginas web:

Back To Top

This page is not specific to your child, but provides general information on the topic above. If you have any questions, please call your clinic. For more reading material about this and other health topics, please call or visit Children's Family Resource Center library, or visit www.childrensmn.org/educationmaterials.

© 2017 Children's Hospitals and Clinics of Minnesota