Patient & Family Education Materials

Start over with a New Search

Qué es el sueño y por qué es necesario que los niños duerman

Article Translations: (English)

Dormir es más importante de lo que tal vez creas. ¿Recuerdas algún momento en que no dormiste lo suficiente? Esa sensación de pesadez y de somnolencia es muy desagradable y, cuando te sientes así, no das lo mejor de ti. Por lo tanto y si no estás demasiado cansado, hablemos sobre el sueño. 

Por qué necesitas dormir

Un niño promedio tiene días muy ajetreados. Va a la escuela, cuida de sus mascotas, pasa tiempo con sus amigos, va a practicar deportes u otras actividades y hace sus tareas escolares. Al final del día, tu cuerpo necesita un descanso. Y el sueño permite que tu cuerpo descanse para el día siguiente. 

Todo ser vivo necesita dormir para sobrevivir. Hasta tu perro o tu gato se acurrucan para hacer la siesta. Los animales duermen por el mismo motivo que tú: para dar a su cuerpo unas pequeñas vacaciones. 

Tu cerebro necesita Zzzzz

Tu cuerpo y tu cerebro necesitan dormir. Aunque nadie sabe exactamente qué tarea desempeña el cerebro durante el sueño, algunos científicos creen que clasifica y almacena información, fabrica sustancias químicas y resuelve problemas mientras duermes. 

La mayoría de los niños de entre 5 y 12 años duerme aproximadamente 9,5 horas por la noche, pero los expertos están de acuerdo en que la mayoría de ellos necesita 10 u 11 horas de sueño cada noche. El sueño es una característica particular de cada persona, y algunos niños necesitan dormir más que otros. 

Cuando tu cuerpo no tiene suficientes horas de descanso, puedes estar cansado o malhumorado, o tal vez no puedas pensar con claridad. Es posible que te cueste mucho seguir instrucciones o que discutas con tus amigos por cosas absurdas o sin importancia. Una tarea escolar, que normalmente te resultaría sencilla, te puede parecer imposible, y te puedes sentir torpe al practicar tu deporte o tocar tu instrumento favorito. 

Una razón más para dormir lo suficiente: si no lo haces, podrías no crecer como debes crecer. ¡Es verdad! Los investigadores consideran que dormir demasiado poco puede afectar al crecimiento y al sistema inmunitario, que te protege de las enfermedades.

Las fases del sueño

Mientras te vas quedando dormido, no parece que ocurran muchas cosas. La habitación se vuelve borrosa y los párpados te resultan cada vez más y más pesados. Pero, ¿qué pasa a continuación? ¡Muchas cosas!

Tu cerebro entra en acción, indicando a tu cuerpo cómo dormir. A medida que te vas quedando dormido, empiezas a entrar en cinco fases diferentes del sueño: 

Fase 1

En esta fase de sueño ligero, tu cuerpo se empieza a sentir somnoliento. Es muy fácil que te despierten durante esta fase. Por ejemplo, si tu hermana te molesta o si oyes la bocina de un coche en la calle, lo más probable es que te despiertes de inmediato. 

Fase 2

Después de un poco de tiempo, entras en la segunda fase, de un sueño un poco más profundo. Tu cerebro envía a tus músculos la señal de que se relajen. También indica a tu corazón que lata más despacio y tu respiración se enlentece. Hasta baja tu temperatura corporal. 

Fase 3

Cuando te encuentras en esta fase, estás en un sueño incluso más profundo, también llamado "sueño de ondas lentas". Tu cerebro envía un mensaje para que te baje la tensión arterial. Ahora tu cuerpo no es sensible a la temperatura del aire que te rodea, lo que significa que no notarás si hace un poco más de frío o de calor en la habitación. En esta fase, es mucho más difícil que te despierten, pero algunas personas pueden tener episodios de sonambulismo o hablar mientras duermen. 

Fase 4

Éste es el sueño más profundo de todos y también se considera sueño de ondas lentas. Es muy difícil despertarse en esta fase pero, si te despiertas, seguro que estarías descolocado y confundido durante unos pocos minutos. Al igual que en la tercera fase, algunas personas pueden tener episodios de sonambulismo o hablar dormidas mientras pasan de la fase 4 a una fase de sueño más ligero.

Fase R.E.M.

Las siglas inglesas R.E.M. significan "movimiento ocular rápido" (de "rapid eye movement"). Aunque en español sería "M.O.R.", se suelen utilizar más las siglas inglesas en los textos españoles. A pesar de que los músculos del resto del cuerpo están totalmente relajados, tus ojos se mueven rápidamente de acá para allá bajo los párpados. La fase R.E.M. es cuando tu corazón late más deprisa y tu respiración es menos regular. ¡Esta es también la fase en que soñamos! 

Mientras estás dormido, repites las fases 2, 3, 4 y R.E.M. aproximadamente cada 90 minutos, hasta que te despiertas por la mañana. En la mayoría de los niños, esto ocurre de cuatro a cinco veces cada noche. ¿Quién dijo que dormir era aburrido?

Soñemos un poco

Vas andando por la calle y pasas junto a un mono comiéndose una rosquilla. De repente, estás en la escuela, pero ¿por qué tu profesor tiene los dientes tan grandes? 

No, no es la escena de una película de miedo; ¡es un sueño! 

La gente sueña durante la fase de sueño R.E.M, el período posterior a la fase de sueño más profunda. Todos soñamos, aunque a algunas personas les cuesta mucho recordar sus sueños. El momento en que te despiertas puede afectar a si recuerdas o no lo que has soñado. Si te despiertas durante la fase de sueño R.E.M., es posible que recuerdes todos los detalles de tu sueño. Si te despiertas durante otra fase de sueño, puedes no recordar nada. 

Nadie sabe con certeza por qué soñamos. Ahora muchos científicos consideran que los sueños se relacionan con cómo organizan nuestros cerebros los recuerdos y las emociones. Algunos científicos consideran que los sueños son la forma que tiene el cerebro de dar sentido a lo que nos ha ocurrido durante el día. Otros consideran que los sueños permiten que el cerebro clasifique lo que ha ocurrido el día anterior, almacenando lo importante y deshaciéndose de lo irrelevante. Algunos científicos dicen que los sueños son una pista de lo que nos preocupa o de lo que estamos pensando.

Qué hacer para conciliar el sueño

A la mayoría de los niños, el sueño les llega de una forma bastante natural. He aquí algunos consejos para ayudarte a conciliar el sueño: 

  • Intenta meterte en la cama a la misma hora todas las noches; esto ayuda a que tu cuerpo a acostumbre a una rutina.
     
  • Sigue una rutina relajante para ir a la cama, como tomar un baño caliente o leer libros que no sean de miedo o terror.
     
  • Limita los alimentos y las bebidas que contengan cafeína. Contienen cafeína algunos refrescos con gas y otras bebidas, como el té helado.

  • No tengas televisor en tu habitación. Las investigaciones indican que los niños que tienen un televisor en su habitación duermen menos. Si tienes televisor en tu habitación, apágalo cuando llegue la hora de dormir.
     
  • No veas películas ni programas de televisión de miedo o terror cerca de la hora de acostarte porque te podría resultar más difícil conciliar el sueño.
     
  • No hagas ejercicio físico justo antes de irte a dormir. Haz ejercicio más temprano, porque ayuda a dormir mejor.
     
  • Utiliza la cama solo para dormir; no para hacer los deberes escolares, leer, jugar ni hablar por teléfono. Así, entrenarás a tu cuerpo a relacionar la cama con el sueño. 

Si te cuesta mucho conciliar el sueño durante más de una o dos noches seguidas, o si tus preocupaciones te impiden dormir, habla con tu mamá o tu papá. Ellos te pueden ayudar a resolver tus problemas relacionados con el sueño. De hecho, el mero hecho de hablar sobre ello con tus papás te puede ayudar a relajarte lo suficiente como para estar listo para dormir. Zzzzzzzzzzzzzzz.

Back To Top

Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2017 KidsHealth ® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com