Patient & Family Education Materials

Start over with a New Search

El control de la diabetes: por qué es importante

Article Translations: (English)

Probablemente habrá oído al médico de su hijo hablar mucho sobre el "control de la diabetes", que se suele referir a mantener el azúcar, o la glucosa en sangre, lo más cerca posible de los valores deseables. ¿Qué significa y por qué es tan importante?

Cuando la diabetes no está bajo control

Un exceso de azúcar o una cantidad insuficiente de esta sustancia en la sangre, puede provocar problemas a corto plazo que requieren tratamiento inmediato, como la hipoglucemia, la hiperglucemia o la cetoacidosis diabética.

Un exceso de azúcar en sangre también puede provocar lesiones a largo plazo en los tejidos corporales. Por ejemplo, puede lesionar los vasos sanguíneos que llevan sangre a órganos vitales, lo que incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, enfermedades renales, problemas en la vista y problemas neurológicos.

Estos problemas no suelen afectar a niños ni a adolescentes con diabetes que hace pocos años que padecen esta enfermedad. Pero pueden aparecer en personas adultas con diabetes, sobre todo si no se han tratado o no han controlado su enfermedad adecuadamente.

Los niños con diabetes que no controlan su concentración de azúcar en sangre también pueden tener problemas de crecimiento y de desarrollo. Hasta es posible que presenten un retraso en el inicio de la pubertad. La pubertad es cuando el cuerpo cambia conforme los niños se empiezan a convertir en adultos.

También es importante evitar episodios frecuentes y/o graves de hipoglucemia (concentración baja de azúcar en sangre), que pueden interferir en la participación de los niños en las actividades escolares y extraescolares, haciéndoles difícil afrontar la diabetes y llevar una infancia y una adultez sanas y felices.

Controlar la diabetes significa mantener la concentración de azúcar en sangre lo más cerca posible de lo normal. Se trata de hacer un triple malabarismo: Los medicamentos para la diabetes de su hijo (como la insulina), los alimentos que ingiere y su nivel de actividad deben estar equilibrados entre sí para que pueda mantener su azúcar en sangre bajo control. Si alguno de ellos se descompensa, su concentración de azúcar en sangre también se descompensará.

Por lo general, una concentración de azúcar en sangre mal controlada se puede deber a cualquiera de los siguientes factores:

  • no medicarse según las indicaciones del médico
  • no seguir el plan de alimentación para la diabetes (como comer demasiado o no comer lo suficiente sin reajustar la dosis de los medicamentos para la diabetes)
  • no hacer ejercicio físico con regularidad o no hacer los cambios necesarios en el plan de tratamiento de la diabetes cuando se introduce un cambio importante en el nivel de actividad física
  • una enfermedad o el estrés
  • no comprobar la concentración de azúcar en sangre atentamente para poder identificar y corregir rápidamente los cambios que se produzcan.

Las ventajas de un buen control de la diabetes

Las complicaciones asociadas a la diabetes pueden parecer alarmantes. Pero lo bueno es que las personas con diabetes que mantienen su concentración de azúcar en sangre lo más cerca posible de la normalidad tienen muchas menos probabilidades de desarrollarlas.

Un estudio a gran escala mostró que las personas con diabetes tipo 1 que comprobaban su concentración de azúcar cuatro veces al día o más a menudo y reajustaban la dosis de sus medicamentos, la dieta y el ejercicio físico en función de esa concentración tenían un menor riesgo de desarrollar enfermedades oculares, problemas renales, lesiones neuronales y colesterol alto (un factor de riesgo importante para las enfermedades cardíacas).

Cómo saber si la diabetes está bajo control

¿Cómo puede saber si la diabetes de su hijo está bien controlada? En primer lugar, el equipo médico que lleva la diabetes de su hijo le informará de cuál debe ser la concentración de azúcar en sangre de su hijo (intervalo de referencia), que dependerá de factores como la edad del niño y de su estado de salud.

En el día a día, la única forma de saber si la concentración de azúcar en sangre de su hijo se  acerca a esos márgenes de normalidad consiste en medirla a menudo utilizando un glucómetro o un monitor continuo de glucosa (MCG). Los glucómetros miden la cantidad de glucosa en gotitas de sangre obtenidas utilizando una lanceta (un pequeño dispositivo que pincha la piel). Se deben utilizar varias veces al día.

Los MCG son unos dispositivos que se llevan puestos y que miden la concentración de azúcar en sangre cada pocos minutos a lo largo del día y de la noche utilizando un sensor que se introduce bajo la piel. Al proporcionar un perfil más detallado de la concentración de azúcar en sangre de una persona, estos dispositivos pueden ayudar a algunas personas con diabetes a llevar un mejor control de su concentración de azúcar en sangre.

Es posible que el médico de su hijo también le pida la  prueba de la hemoglobina glicosilada (abreviada como HbA1c). La HbA1c proporciona información al equipo médico de su hijo sobre su control de la glucosa en sangre durante los 2 a 3 meses previos a la realización de la prueba. Su resultado ayuda a los médicos a saber si se necesita hacer cambios el plan de control de la diabetes de su hijo.

Si mide la concentración de azúcar en sangre a menudo y lleva un registro organizado y preciso de sus resultados, tendrá la seguridad de que el equipo médico que trata la diabetes de su hijo dispone de la información que necesita para ir adaptando su plan de control de la diabetes.

Cómo ayudar a su hijo a controlar la diabetes

Ayudar a su hijo a lograr un buen control del azúcar en sangre puede ser todo un desafío. He aquí algunos consejos:

  • Asegúrese de que su hijo se inyecta la insulina o toma otros medicamentos para la diabetes tal y como se los han recetado.
  • Ofrézcale comidas y tentempiés compatibles con su plan de alimentación.
  • Anime a su hijo a hacer ejercicio con regularidad.
  • Compruebe la concentración de azúcar en sangre de su hijo a menudo y haga cambios en su plan de tratamiento según las indicaciones de su equipo médico.
  • Asegúrese de que su hijo se somete a revisiones médica regulares.
  • Aprenda todo cuanto pueda sobre la diabetes.

Trabajar junto con el equipo médico que lleva la diabetes de su hijo le ayudará a entender mejor y a controlar los desafíos de la diabetes y también a ayudar a su hijo a evitar muchos de los problemas asociados a esta enfermedad.

Back To Top

Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2017 KidsHealth ® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com