Patient & Family Education Materials

Start over with a New Search

Síndrome nefrótico

Article Translations: (English)

Los niños con demasiada proteína en la orina (pis), aumento repentino de peso e hinchazón en varias partes del cuerpo pueden tener algo que se conoce con el nombre de síndrome nefrótico.

El síndrome nefrótico ocurre cuando pequeñas estructuras en los riñones llamadas glomérulos dejan de funcionar de manera adecuada y dejan pasar demasiada proteína a los riñones. En los niños, esto es habitual debido a una afección renal llamada enfermedad con cambios mínimos que afecta los glomérulos. El síndrome nefrótico es más común en los niños que en las niñas, especialmente en los menores de 5 años.

Afortunadamente, la mayoría de los casos (incluso aquellos causados por enfermedad con cambios mínimos) se pueden tratar de manera efectiva con medicación. La mayoría de los niños que padecen síndrome nefrótico a causa de una enfermedad con cambios mínimos eventualmente se curan solos antes de los diez años.

Funcionamiento de los riñones

Los riñones son dos órganos con forma de frijol que se encuentran en lo profundo de la cavidad abdominal, justo encima de la cadera. Los riñones eliminan los desechos y el excedente de agua de los alimentos que comemos, y devuelven los químicos que el cuerpo necesita (como sodio, fósforo y potasio) al flujo sanguíneo. El excedente de agua se combina con otros desechos para convertirse en orina (pis).

Las unidades funcionales principales de los riñones, donde se filtra la sangre, son pequeños órganos llamados nefronas. Cada riñón tiene aproximadamente un millón de nefronas y cada nefrona tiene un glomérulo (una bola de pequeños capilares o vasos sanguíneos). El glomérulo es el filtro de la nefrona. Aquí es donde comienza el proceso de eliminación de desechos y fluidos de la sangre.

Cuando los glomérulos no realizan el filtrado de manera adecuada, dejan que salga demasiada proteína de la sangre. Las proteínas ayudan a retener los fluidos dentro de la sangre; por lo tanto, cuando disminuye la cantidad de proteínas en la sangre, los fluidos pueden escaparse de los vasos sanguíneos a otras partes del cuerpo y provocar un tipo de hinchazón (edema) en la cara, la panza, las manos, los brazos o extremidades inferiores. Cuando esto sucede, se denomina síndrome nefrótico.

Causas

Varias son las afecciones que pueden dañar los glomérulos y causar síndrome nefrótico. Pero en los niños, habitualmente, es debido a la enfermedad con cambios mínimos. Al padecer enfermedad con cambios mínimos, los glomérulos no parecen estar afectados cuando se los observa con un microscopio regular. Por tal motivo, la afección se llama "con cambios mínimos". Los cambios en los glomérulos solo se pueden ver con un microscopio electrónico.

Se desconoce la causa de la enfermedad con cambios mínimos, pero esta se puede relacionar con infecciones, tumores, reacciones alérgicas y uso excesivo de medicamentos sin receta como el ibuprofeno y acetaminofeno. Afortunadamente, la mayoría de los niños se curan de la enfermedad con cambios mínimos cuando llegan a los diez años.

Otras afecciones pueden dañar los glomérulos, lo que incluye otras enfermedades renales, problemas en el sistema inmunitario, infecciones o enfermedades como cáncer y diabetes. En determinados casos, una reacción alérgica a la comida o una picadura de abeja, el uso de ciertas drogas legales e ilegales, o la obesidad mórbida pueden provocar síndrome nefrótico.

Síntomas

Algunos niños no manifiestan síntomas obvios de síndrome nefrótico y no saben que padecen de esta afección hasta que se diagnostica por una prueba de orina.

Cuando los síntomas sí se manifiestan, la hinchazón y el aumento de peso suelen ser los más comunes. La hinchazón es provocada por la acumulación de fluidos y sal en el cuerpo. Generalmente, esto puede ser suficiente para causar un incremento rápido e involuntario de peso.

La hinchazón aparece comúnmente en:

  • la cara, especialmente alrededor de los ojos
  • el abdomen (la panza)
  • los brazos y las piernas, particularmente alrededor de los tobillos y los dedos de los pies

Algunos niños con síndrome nefrótico notan hinchazón en los tobillos después de estar un tiempo prolongado parados o sentados. Otros pueden notar más hinchazón alrededor de los ojos en cuanto se levantan por la mañana. Otros signos comunes son: falta de apetito, diarrea, ganas de hacer pis menos frecuente y orina con una apariencia oscura y espumosa.

En casos aislados, la afección que causa el síndrome nefrótico puede provocar otros síntomas y complicaciones, como daño renal con insuficiencia renal, trombosis (coágulos de sangre en los vasos sanguíneos) o infección causada por la pérdida de proteínas, las cuales ayudan a combatir las infecciones.

Diagnóstico

Si su hijo presenta síntomas de síndrome nefrótico, consulte con un médico. Es probable que el médico le pida una muestra de orina de su hijo para verificar si hay un exceso de proteínas. El médico también podría tomar una pequeña muestra de sangre para realizar un análisis.

Si los análisis indican que su hijo tiene síndrome nefrótico, el médico determinará cuál es la causa subyacente y luego decidirá cuál es el mejor tratamiento. Para esto es posible que su hijo deba someterse a análisis de sangre adicionales. En raros casos, el médico puede solicitar una pequeña muestra de tejido renal para analizar causas específicas de síndrome nefrótico. Esto se conoce como biopsia renal.

Tratamiento

El síndrome nefrótico es, casi siempre, tratable pero el tratamiento depende de la causa. Para tratar la enfermedad con cambios mínimos, los médicos habitualmente recetan un medicamento llamado prednisona. Una de las funciones de la prednisona es modular el sistema inmunitario, lo que puede ayudar a que los glomérulos funcionen de la manera esperada.

La prednisona es muy efectiva en el tratamiento del síndrome nefrótico, aunque, en ocasiones, puede tener efectos adversos. Habitualmente, los médicos recetan otros medicamentos para atenuar o suprimir los efectos adversos cuando una persona toma prednisona.

En algunos casos, el síndrome nefrótico no responde a la prednisona. Cuando esto sucede, es posible que el médico quiera realizar una biopsia renal para determinar la causa. Otras causas del síndrome nefrótico se pueden tratar con otros medicamentos o terapias.

Cuando los niños tienen síndrome nefrótico, es probable que los médicos prescriban medicamentos llamados diuréticos para ayudarlos a orinar con más frecuencia. Esto puede ayudar a controlar la hinchazón en el cuerpo hasta que los niveles de proteína en sangre vuelvan a la normalidad.

En casa, los niños deben llevar una dieta baja en sodio para ayudar a reducir la hinchazón. No es necesario reducir la cantidad de proteínas en la dieta del niño. Para conocer otras sugerencias sobre la dieta, consulte con un médico o nutricionista.

Perspectivas

Afortunadamente, en la mayoría de los niños con síndrome nefrótico, la afección desaparece antes de los diez años de edad y no deja daños en los riñones. Mientras tanto, es posible que los niños deban tomar medicamentos durante unos meses o más.

En ocasiones, el niño puede tener una recaída, en la cual el síndrome nefrótico vuelve después de haber desaparecido. En ese caso, se comenzaría nuevamente con el tratamiento hasta que el niño se cure de la afección o se mejore solo.

Back To Top

Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2017 KidsHealth ® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com