Patient & Family Education Materials

Start over with a New Search

Alimentación por sonda nasogástrica

Article Translations: (English)

¿En qué consiste la alimentación por sonda nasogástrica?

Una sonda nasogástrica (a menudo llamada simplemente “NG”, por sus siglas en inglés) es un tubo que se inserta en la nariz y que llega al estómago. La sonda permite administrar la leche materna, la leche maternizada (fórmula) o los alimentos en líquido directamente al estómago, para que el niño reciba calorías adicionales. Este método de alimentación ayudará al niño a que reciba la nutrición que necesita para crecer, desarrollarse, recuperarse de enfermedades, jugar y aprender.

La alimentación por sonda se puede utilizar en niños de cualquier edad. Algunos niños dependerán de ella sólo hasta que puedan comer por la boca. Es importante utilizar el tubo digestivo para la alimentación, a fin de que éste se mantenga sano y funcione normalmente.

Otros niños comen normalmente, pero también reciben alimentación por sonda para aumentar las calorías que ingieren.

Existen varias maneras de administrar la alimentación por sonda nasogástrica. Según las necesidades del niño, el médico o dietista determinarán el tipo de sonda, la frecuencia con la que debe cambiarse, el tipo y la cantidad de fórmula, así como la duración de cada sesión de alimentación.

Siga solamente las instrucciones que le hayan marcado a continuación:

Instrucciones específicas para su hijo:

Tipo y tamaño de la sonda:

___ Cambie la sonda cada:

___ Usted no debe cambiar la sonda.

Alimento que se administrará:

Cantidad que se administrará:

Frecuencia con la que se administrará:

Método: ___ en bolo ___ goteo continuo

Tipo de bomba:

Velocidad:

Pase ml de agua tibia por la sonda después de cada sesión de alimentación

Otras instrucciones:

Cuidado de las bolsas y los tubos para la alimentación:

___ Cámbielos todos los días.
___ Después de cada uso, lave la bolsa y el tubo con agua tibia y jabón para platos. Enjuáguelos bien con agua solamente y guárdelos en el refrigerador.

Si con el agua jabonosa no se limpian bien, podría intentar con una solución de vinagre blanco y agua fría (en proporciones iguales, por ejemplo, una taza de vinagre con una taza de agua). Enjuáguelos bien y guárdelos en el refrigerador. Deseche la bolsa y el tubo a la semana, o antes si no consigue limpiarlos bien o si comienzan a perder líquido.

Definiciones:

aspiración

entrada de líquidos a los pulmones, la cual puede dificultar la respiración

alimentación en bolo

método de alimentación que dura poco tiempo

alimentación continua

método de alimentación de duración prolongada

tubo digestivo

el conjunto del esófago, estómago y los intestinos

sonda de ‘gavage’ o ‘gavaje’

otro nombre para las sondas de alimentación; puede insertarse por la boca

lubricante

sustancia hidrosoluble, por ejemplo, la jalea K-Y®, que se utiliza para facilitar la inserción de la sonda. No se deberá usar vaselina.

___ Cómo insertar la sonda

Aprender a insertar una sonda nasogástrica lleva tiempo y práctica: tómelo con calma y tenga paciencia. No intente insertar la sonda por su cuenta hasta que lo haya podido hacer bien en presencia de un enfermero.

  1. Lávese las manos.
  2. Reúna todo lo que va a necesitar:
    • la sonda de alimentación
    • una cinta métrica
  3. Con los dedos, busque el esternón del niño (pecho). Toque el hueso suavemente para encontrar el extremo inferior (debajo de la línea imaginaria que une los pezones). Sentirá cómo la caja torácica se abre hacia los dos lados en forma de curva.
  4. Imagine un punto en el abdomen del niño que quede a la mitad, entre el ombligo y el extremo inferior del esternón y recuerde este lugar.
  5. Use la cinta métrica para medir desde la punta de la nariz hasta el lóbulo de la oreja, y de ahí hasta el punto que se imaginó entre el ombligo y el extremo del esternón. Anote el número: de aquí en adelante se referirá a este número como “la medida del niño”. En este dibujo, la medida del niño es de 12 pulgadas (30.5 cm). Son 3 pulgadas (7.6 cm) de la nariz al lóbulo de la oreja y otras 9 pulgadas (22.9 cm) hacia abajo



  6. Luego mida la sonda (o busque la longitud en el paquete original). Reste la medida del niño de la medida total de la sonda y anote el resultado también. De aquí en adelante, se referirá a este número como “el largo adicional de la sonda”. Tenga este número a mano, pues lo necesitará más adelante para asegurarse de que la sonda esté en la posición correcta.
  7. A partir de la punta de la sonda, mida la distancia equivalente a la medida del niño (en el caso del ejemplo dibujado, serían 12 pulgadas). Use un marcador permanente para indicar esta medida en la sonda. Ahora está todo listo para insertar la sonda.

Inserción de la sonda:

  1. Lávese las manos.
  2. Reúna todo lo que va a necesitar:
    • sonda de alimentación
    • fórmula
    • gasas, de ser necesario
    • lubricante, ya sea agua o algún otro
    • estetoscopio
    • jeringa, del siguiente tamaño
    • cinta, del siguiente tipo
    • agua, por si tiene que enjuagarla
  3. Acomode al niño
    ___ Si se trata de un bebé, envuélvalo en una cobija de modo que no pueda mover los brazos. Acuéstelo en un portabebé o sobre una cama con la cabeza un poco levantada.
    ___ Si se trata de niños mayores, deben ponerse en una posición cómoda y, si lo desean, los puede abrazar un adulto. Dada la posibilidad de que el niño vomite cuando le inserten la sonda, debe estar en una posición en la que se pueda voltear fácilmente.
  4. Si le han enseñado a hacerlo, lubrique la sonda con agua, o aplique un poco de lubricante comercial en el extremo. La mayoría de las sondas tienen un recubrimiento que se activa cuando entra en contacto con el agua, para que se puedan deslizar fácilmente.
  5. Inserte la sonda por la fosa nasal, empujándola suavemente hasta que la marca que indica la medida del niño llegue a la punta de la nariz. Los niños mayores pueden tomar algún líquido o pasar la saliva para ayudar a que la sonda baje. Los bebés pueden usar un chupete o chuparle los dedos mientras les insertan la sonda. Conviene tener a alguien que le ayude, pues puede ser incómodo para el niño.

    Retire la sonda inmediatamente si:

    • el niño empieza a toser
    • le silba el pecho cuando respira
    • cambia de color
    • no puede recobrar el aliento
    • no puede hablar
    • la sonda le sale por la boca
      Acaricie y consuele al niño durante unos minutos y vuelva a intentar.
  6. Cuando termine de insertar la sonda, sujétela con cinta tal como le ha enseñado el enfermero.
  7. Revise si la sonda está en la posición correcta (consulte la sección a continuación).

Cómo revisar la ubicación de la sonda

 Para prevenir la aspiración, deberá siempre verificar la posición de la sonda antes de alimentar al niño.

  1. Observe al niño. Fíjese si se ve cómodo y si respira normalmente. Si el niño parece angustiado, tiene tos o no puede hablar, retire la sonda y no comience con la alimentación.
  2. Verifique que la marca que hizo en la sonda esté alineada con la fosa nasal. Mida la sonda desde esa marca hasta donde se conecta al tubo para comprobar si equivale a la medida del “largo adicional de la sonda” que anotó antes. (En la 5ª página de este folleto, consulte el paso 7 de la sección titulada “Preparación”.
  3. Trate de sacar algo del líquido estomacal con la jeringa; use una jeringa de menor tamaño (de 3 a 5 ml), para que sea más fácil. Si sale líquido, apriete el émbolo para devolverlo a la sonda. Nota: Si la sonda es del tipo neotube y del tamaño 3.5 o más pequeña, puede que no sea posible sacar líquido estomacal.
  4. Mientras escucha el estómago del niño con el estetoscopio, apriete el émbolo de la jeringa rápidamente para inyectar     ml de aire a la sonda. Si oye un gorgoteo o burbujeo, lo más probable es que el aire esté entrando al estómago. Hale del émbolo para volver a sacar el aire. Nota: Esta prueba no es 100% confiable y por lo tanto, solamente sirve para confirmar las otras medidas de verificación que ha tomado. Siempre debe medir la sonda e intentar sacar el líquido estomacal para verificar que la sonda esté bien ubicada.

Ponga mucha atención a las medidas de verificación mencionadas arriba, ya que lo van a ayudar a garantizar que la sonda está ubicada correctamente. Si tiene alguna duda, más vale retirar la sonda y volver a insertarla.

Cómo alimentar al niño

___ Alimentación en bolo

Es mejor tener a dos personas para ayudar con este método de alimentación, una para consolar y cargar (o abrazar) al niño y otra para administrar el alimento.

  1. Lávese las manos.
  2. Mida la cantidad correcta de fórmula y caliéntela a la temperatura deseada.
  3. Según los pasos enumerados en la sección anterior, revise si la sonda está bien colocada.
  4. Cierre la pinza de la sonda.
  5. Conecte una jeringa a la sonda.
  6. Vierta la fórmula en la jeringa.
  7. Abra la pinza de la sonda.
  8. Deje que la fórmula fluya durante la misma cantidad de tiempo que le llevaría al niño tomar la fórmula por la boca, o según le haya indicado el médico.
  9. Para facilitar el flujo de la fórmula, haga lo posible para comenzar la sesión de alimentación cuando el niño esté tranquilo. Podría ser necesario forzar el flujo un poco al comienzo. Para ello, coloque el émbolo en la jeringa y apriételo ligeramente. Después retire el émbolo con cuidado y deje que la fórmula fluya por sí sola. Si el niño está llorando, probablemente habrá que apretar el émbolo varias veces.
    ___ Para los niños pequeños, el uso de un chupete puede servir no sólo para consolarlos sino también para relacionar el chupar con el satisfacer el hambre.
    ___ Si se trata de un niño mayor, podría distraerlo con alguna actividad o permitir que participe en el proceso de alimentación, por ejemplo, sosteniendo la jeringa.
  10. Mientras le dé de comer por la sonda, la punta de la jeringa deberá permanecer no más de 6 pulgadas por encima del estómago.
  11. Siga agregando la fórmula en la jeringa hasta que le haya dado la cantidad recetada.
  12. Cuando la jeringa esté vacía, irrigue la sonda con la cantidad de agua que le haya indicado el médico.
  13. Después de alimentar al niño:
    ___ Cierre la sonda con la pinza.
    ___ Deje la sonda expuesta al aire. Coloque una gasa sobre la jeringa y fíjela con cinta para evitar que salpique el líquido.
    ___ Haga que el niño eructe.
    ___ Si se trata de un bebé o niño pequeño, podría resultarle más cómodo estar ubicado con la cabeza y el tórax elevados o acostados sobre el lado izquierdo.
    ___ Los niños mayores pueden moverse y seguir jugando.

___ Alimentación continua por bomba

  1. Lávese las manos.
  2. Mida suficiente fórmula para 4 horas y, de ser necesario, caliéntela.
  3. Vierta la fórmula en la bolsa de alimentación y deje que fluya hasta el extremo del tubo de la bomba.
  4. Prepare la bomba y el tubo según las instrucciones de la compañía de equipos médicos. Verifique que la bomba esté ajustada a la velocidad correcta.
  5. Si el niño necesita que le inserte una sonda nueva, consulte las secciones tituladas “Preparación” y “Cómo insertar la sonda”.
  6. Revise si la sonda está bien colocada (consulte la sección titulada “Cómo revisar la ubicación de la sonda”.
  7. Conecte el tubo de la bomba a la sonda del niño.
  8. Encienda la bomba y asegúrese de que la fórmula empiece a gotear.
  9. A medida que se vaya vaciando la bolsa (cada 4 horas), agréguele más fórmula.
  10. Cargue a su hijo y háblele frecuentemente cuando esté despierto. La cabeza del niño debe permanecer elevada durante la alimentación.
  11. Vigile al niño muy de cerca para detectar cualquier cambio en su respiración o comportamiento. Revise que la marca que hizo en la sonda siga en la fosa nasal. Conviene medirla cada cierto número de horas, pues en ocasiones la sonda se desliza debajo de la cinta.
  12. Cuando termine la sesión de alimentación, irrigue la sonda con la cantidad de agua tibia que le haya indicado el médico.
  13. Después de alimentar al niño:
    ___ Cierre la sonda, ya sea con el tapón o con la pinza.
    ___ Deje la sonda expuesta al aire. Coloque una gasa sobre la jeringa y fíjela con cinta para evitar que salpique el líquido.
    ___ Haga que el niño eructe.
    ___ Mantenga la cabeza del niño elevada durante unos 30 minutos más, después de terminada la sesión.

___ Cómo retirar la sonda, si se lo han indicado

  1. Retire la cinta.
  2. Pellizque la sonda y retírela rápidamente y de un solo tirón.
  3. Cargue, abrace y consuele al niño, y si se trata de un bebé, hágalo eructar.

Cuidado de la piel

Límpiele la piel alrededor de la sonda con agua tibia frecuentemente, y quite las secreciones. Si la fosa nasal se enrojece o la piel se irrita, retire la sonda e inserte una nueva en la otra fosa, de ser posible.


Si ha usado un vendaje transparente en la cara del niño, despéguelo poco a poco con aceite mineral. Si utiliza las toallitas especiales para desactivar el adhesivo, limpie la piel con agua para quitar todo el residuo, pues puede ser muy irritante.

Resolución de problemas

Problema What to do
La sonda está obstruida o tapada.
  • Irrigue la sonda con agua tibia.
  • Use el destapador Clog-Zapper® (si se lo han indicado).
  • Retire la sonda e inserte una nueva.
La sonda Corpak® se sale.
  • Llame al enfermero a domicilio o a la clínica. No intente insertarla.

Tose mientras le da de comer por la sonda

  • Si el niño tose o tiene náuseas mientras le da de comer por la sonda, pellizque la sonda y retírela. Consuélelo hasta que se calme y vuelva a insertar la sonda.
  • Antes de comenzar la sesión de alimentación, verifique que la sonda esté bien colocada (consulte la sección titulada “Cómo revisar la ubicación de la sonda”).
Retortijones y diarrea
  • Revise que la concentración de la fórmula sea la correcta.
  • No permita que la fórmula permanezca en la bolsa durante más de 4 horas. No mezcle la fórmula que acaba de preparar con la que ya había colgado de la bomba.
  • Reduzca la velocidad de la bomba o suspenda la sesión de alimentación por un rato. Irrigue la sonda con agua tibia para evitar que se tape.
  • Si la fórmula está fría, caliéntela un poco.
  • Si el problema sigue, llame al médico.
Náuseas (malestar estomacal) o
vómitos
  • Reduzca la velocidad de la bomba o suspenda la sesión de alimentación por un rato. Irrigue la sonda con agua tibia para evitar que se tape.
  • Vuelva a iniciar la sesión de alimentación cuando el niño se sienta mejor.
  • Si el problema sigue, llame al médico.
La piel alrededor de la nariz está irritada
  • Mantenga el área de las fosas nasales limpia y seca.
  • Coloque la cinta debajo de la nariz y no sobre ella (pídale al enfermero que le enseñe cómo sujetar la sonda con la cinta).
  • Cada vez que cambie la sonda por una nueva, use la otra fosa nasal.

¿En qué circunstancias se debe llamar al médico?

Llame si el niño:

  • tiene fiebre
  • tiene vómito o diarrea que no se van
  • está irritable o es difícil de consolar
  • tiene dolor o distensión anormal en el abdomen
  • tiene dificultad para respirar: llame al número para emergencias 911

Si algo le preocupa del niño, llame al médico para hablar de los síntomas.

¿Tiene más preguntas?

Si tiene alguna pregunta, llame al médico, al enfermero a domicilio o al dietista.

Back To Top

This page is not specific to your child, but provides general information on the topic above. If you have any questions, please call your clinic. For more reading material about this and other health topics, please call or visit Children's Family Resource Center library, or visit www.childrensmn.org/educationmaterials.

© 2017 Children's Hospitals and Clinics of Minnesota