Patient & Family Education Materials

Start over with a New Search

LA CELULITIS Y LOS ABCESOS CUTÁNEOS

Article Translations: (English) (Hmong) (Somali)

¿Qué son la celulitis y los abscesos cutáneos?

La celulitis es una infección en la piel causada por una bacteria. Un absceso cutáneo es una acumulación de pus o supuración por debajo de la piel. A veces, un niño tiene solo celulitis o solo un absceso, pero a veces tiene los dos.

¿Cuál es la causa?

La celulitis y los abscesos cutáneos están causados por una infección. A menudo, la infección comienza cuando una bacteria (un tipo de microbio) entra en la piel a través de una herida, una mordedura o un arañazo. El sistema inmunitario del cuerpo (el sistema que lucha contra los microbios) produce células especiales para luchar contra la bacteria. Estas células y la bacteria en sí forman la mayor parte del pus o la supuración.

¿Cómo se pueden prevenir?

Se recomienda que su hijo use ropa y equipo de protección (como espinilleras o el casco de la bicicleta) para prevenir las picaduras de insectos, los cortes y los arañazos. Si su hijo se lesiona, lave el área bien con agua y jabón, utilice una pomada antibiótica y cubra el área con una gasa o un vendaje (curita). Prevenga las rozaduras del pañal en los bebés y los niños. Llame al médico si a su hijo lo muerde un animal o una persona ya que estas lesiones requieren una atención médica especial.

¿Cuáles son las señales y los síntomas?

La celulitis normalmente se ve al principio como un área pequeña de la piel que se pone roja, caliente, hinchada y adolorida. Conforme se hace más grande esta área, los niños suelen tener fiebre o escalofríos y los ganglios linfáticos cercanos también llegan a hincharse y ponerse sensibles. Los abscesos también se ven rojizos y se ponen calientes e hinchados, y al tocarlos se sienten como un bulto sensible y doloroso. Puede que los abscesos supuren pus o alguna otra secreción y que se formen encima de la piel (se ven como una espinilla), debajo de la piel, en un diente o dentro del cuerpo. La celulitis normalmente no es contagiosa, pero el pus o la secreción de un absceso puede propagar la infección.

¿Cómo se diagnostican?

Tanto la celulitis como los abscesos cutáneos se pueden diagnosticar al examinar al paciente. A veces, se necesita una prueba de diagnóstico por imágenes, como un ultrasonido, para diagnosticar un absceso cutáneo, y a veces el médico ordenará análisis de sangre para comprobar que no haya bacteria en el torrente sanguíneo.

¿Cómo se tratan?

Tanto la celulitis como los abscesos están causados por infecciones bacterianas, por lo que a la mayoría de los niños se le darán antibióticos para eliminar los microbios. A veces estos antibióticos se deben administrar en el hospital, sobre todo si es necesario hacerlo por vía intravenosa.

Si hay un absceso, es importante drenar el pus y la secreción para que sane. Si el absceso de su hijo ya está drenando, puede que el médico recomiende esperar para ver si sana solo. Si por el contrario no está drenando o no drena lo suficiente, el médico puede recomendar que aplique una compresa tibia para abrir el absceso. Usted puede hacer una compresa mojando un paño con agua tibia (no caliente) y poniéndola encima del absceso varias veces al día durante unos minutos. A veces será necesario que el médico haga un pequeño corte en el absceso para que salga el pus. Este procedimiento puede requerir sedación y la ayuda de un cirujano pediatra.

Si su hijo NECESITA Cirugía

¿Qué pasa durante la cirugía?

Su hijo estará dormido durante la cirugía. Para drenar el absceso, el cirujano hará un corte sobre la bolsa (la acumulación) de pus o secreción y los drenará. La bolsa vacía se rellena con un trozo de gasa limpio para detener el sangrado. El corte sanará solo. Si es necesario, se le enseñará cómo tiene que cuidar la herida después de la cirugía.

¿Qué se puede esperar después de la cirugía?

  • Actividad: Su hijo puede volver a hacer sus actividades normales según lo vaya tolerando, pero no podrá meterse en una piscina, un lago o en cualquier otro cuerpo de agua hasta que la piel haya cicatrizado completamente. Su hijo sí podrá ducharse o bañarse en la tina según le indique el cirujano.  
  • Cuidados de la herida: El cirujano le dará instrucciones específicas acerca de cómo cuidar la herida después de la cirugía. Estas son algunas de las cosas que usted y su hijo pueden hacer:
    • Lleve guantes y/o lávese las manos antes y después de curar la herida del absceso para prevenir el contagio de microbios.
    • Mantenga el absceso cubierto con un vendaje para que la ropa no se manche con la secreción.
    • No deje que su hijo comparta paños, toallas, ropa o maquinillas de afeitar.
    • Lave la ropa, las sábanas y las toallas de su hijo en la lavadora. Seque todo en la secadora a alta temperatura.
    • Mantenga el área limpia y seca. No use tejidos que no estén hechos de algodón o lana y evite la ropa interior o de vestir apretada que pueda rozar la herida.
    • Cuando el cirujano le indique que puede hacerlo, duche y bañe a su hijo con frecuencia, sobre todo después de actividades en las que sude. Use jabón antibacteriano o con glicerina.
  • Medicamentos: Puede que sea necesario tomar analgésicos, como el acetaminofén (Tylenol®) y el ibuprofeno (Motrin® o Advil®) o un narcótico, para controlar el dolor después de la cirugía. Si se prescriben antibióticos, es muy importante que su hijo se tome todas las dosis prescritas, aunque se sienta mejor. Esta es la mejor manera de eliminar los microbios dañinos.
  • Vuelta a la escuela/guardería: Su hijo puede volver a la escuela o la guardería cuando crea conveniente.

¿Cuándo se debe llamar al cirujano?

Si su hijo ha tenido una cirugía, llame al cirujano si presenta:

  • Fiebres por encima de 101 °F (38.3°C)
  • Enrojecimiento de la herida
  • Aumento de dolor
  • Empeoramiento del drenaje

Haga un seguimiento con el cirujano tal y como le indicaron. Llame al 612-813-8000 para hacer una cita.

¿Cuándo se debe llamar al médico?

Si su hijo no ha tenido cirugía, llame a la clínica:

  • Si el enrojecimiento, la hinchazón o el dolor empeoran
  • Si aparecen vetas rojas alrededor de la zona donde está el absceso
  • Si aparece fiebre, si la fiebre cada vez está más alta o si dura más de 48 horas (2 días)

¿Tiene alguna pregunta?

Esta hoja informativa no es específica para su hijo; solo ofrece información general. Si tiene alguna pregunta, llame a la clínica.

Revisado 2/2024

Back To Top

This page is not specific to your child, but provides general information on the topic above. If you have any questions, please call your clinic. For more reading material about this and other health topics, please call or visit Children's Minnesota Family Resource Center library, or visit www.childrensmn.org/educationmaterials.

© 2024 Children's Minnesota