Patient & Family Education Materials

Start over with a New Search

LOS OPIOIDES: USO SEGURO, ALMACENAMIENTO Y DESECHO

Article Translations: (English) (Hmong) (Somali)

¿Qué son los opioides?

Los opioides son medicamentos fuertes que se prescriben para el dolor moderado a intenso. La mayoría del tiempo, los opioides se prescriben para usarse con analgésicos que se compran sin receta médica, como el acetaminofén (Tylenol®) o el ibuprofeno (Advil® o Motrin®).  La combinación de ambos hace que se pueda controlar mejor el dolor. Se utilizan varios opioides diferentes para tratar el dolor, por ejemplo:

  • Tramadol
  • Hidromorfona
  • Morfina
  • Oxicodona
  • Metadona
  • Hidrocodona

A medida que el dolor que sienta su hijo vaya mejorando, disminuya gradualmente el uso de opioides y use solo los analgésicos que se compran sin receta médica.

¿Cómo se usan los opioides de manera segura?

Los opioides son a menudo una parte importante del tratamiento. Algunos de los efectos secundarios posibles son:

  • Sarpullido/comezón
  • Estreñimiento
  • Somnolencia
  • Tiempo de reacción más lento
  • Alteración de la capacidad de raciocinio
  • Dependencia física

La dependencia física se refiere a que el cuerpo necesita el medicamento y dejar de tomarlo rápidamente puede hacer que su hijo sufra síntomas de abstinencia. La dependencia física generalmente ocurre solo si el opioide se ha tomado durante siete o más días. Si es necesario, el médico le dirá cómo disminuir el medicamento opioide de manera segura para prevenir los síntomas de abstinencia.

La dependencia física no es lo mismo que la adicción. La adicción es una enfermedad que afecta el cerebro y el comportamiento. La adicción ocurre cuando se pierde el control para decidir usar o no el medicamento. Si el medicamento se usa mal, con el tiempo el cerebro desarrolla una necesidad imperiosa de continuar usándolo.

Consejos para el uso seguro de los opioides

  • Lea las instrucciones que reciba en la farmacia.
  • Nunca le dé un opioide a su hijo sin que se le haya prescrito. Nunca comparta opioides con otra persona.
  • Es necesario que su hijo tome los opioides tal y como se le hayan prescrito. Si no se puede controlar el dolor de su hijo o si sufre efectos secundarios, hable con su médico para saber qué se puede hacer. No aumente la dosis a menos que se lo indiquen.
  • Use el medicamento opioide solo si el acetaminofén o el ibuprofeno no controlan lo suficiente el dolor. Estos dos medicamentos se pueden dar juntos sin peligro. Siempre se debe intentar controlar el dolor con medicamentos de venta libre antes de usar los opioides.
  • No se puede manejar cuando se toman opioides.
  • Dígale al médico qué otras medicinas toma su hijo para evitar más efectos secundarios.
  • No mastique, triture o disuelva los opioides en forma de comprimido a menos que se lo indique el médico.
  • El mal uso de los opioides puede llevar a una intoxicación por sobredosis. Esté preparado para una emergencia. Si a su hijo se le prescribe un medicamento llamado Narcan® o naloxona, este puede revertir la intoxicación por sobredosis. Si nota alguno de los signos siguientes por los que es necesario llamar al 911, siga las instrucciones del medicamento y rocíe el pulverizador de Narcan® en una de las vías nasales de su hijo.
  • Llame al 911 si su hijo:
    • no puede despertarse o volver en sí
    • respira lentamente
    • deja de respirar

¿Cómo almacenar los opioides de manera segura?

Las sobredosis accidentales, el uso de los opioides de manera diferente a la prescrita y el uso de demasiados opioides son problemas de salud pública. Guarde todos los opioides en su envase original en un mueble que se pueda cerrar con llave en un lugar al que no se pueda acceder fácilmente (sobre todo los niños).

Un adulto debe estar en control de estos medicamentos y supervisar su uso cuidadosamente. Los adolescentes y los adultos que buscan estos medicamentos para usarlos de manera inapropiada normalmente los toman de los muebles donde se guardan los medicamentos en su casa o en la casa de amigos y familiares.

¿Cómo desechar los opioides?

Es importante desechar los opioides que no se necesitan o que hayan caducado debido al alto riesgo de abuso. Hay varias opciones para desecharlos de manera segura sin dañar el medio ambiente, entre ellas: 

  • Busque información acerca de los sitios locales de recolección permanente. En su navegador de internet escriba “DEA Controlled Substance Public Disposal Locations - Search Utility” (ubicación de recolectores autorizados de productos que contienen sustancias controladas u otros medicamentos de la DEA o Administración para el Control de Drogas). Se le pedirá que introduzca su estado y su código postal o su ciudad.
  • Compre un sobre en su farmacia local para enviar los medicamentos con receta médica que no haya usado para que se desechen de manera segura.
  • Compre un kit para desactivar los medicamentos en las farmacias para pacientes externos de Children´s Minnesota de Minneapolis o St. Paul.
  • Póngase en contacto con el departamento de policía o bomberos local. Estos departamentos a menudo se encargan de desechar los medicamentos opioides.

*Las opciones anteriores son las más seguras para deshacerse de los medicamentos. Sin embargo, si ninguna de estas opciones le sirve, se recomienda que tire los medicamentos opioides al inodoro.

NO deseche los medicamentos opioides en el cubo de la basura.

*La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) reconoce el impacto medioambiental de tirar al inodoro ciertos medicamentos. La FDA considera que el riesgo conocido del daño, incluida la muerte, para los seres humanos por la exposición accidental a ciertos medicamentos supera ampliamente cualquier riesgo potencial para los seres humanos o el medioambiente causado al desechar en el inodoro estos medicamentos, cuando no haya ninguna otra alternativa para deshacerse de los mismos.

¿Tiene alguna pregunta?

Esta hoja informativa no es específica para su hijo; solo ofrece información general. Si tiene alguna pregunta, llame a la clínica. 

Revisado 2/2024

Back To Top

This page is not specific to your child, but provides general information on the topic above. If you have any questions, please call your clinic. For more reading material about this and other health topics, please call or visit Children's Minnesota Family Resource Center library, or visit www.childrensmn.org/educationmaterials.

© 2024 Children's Minnesota