Patient & Family Education Materials

Start over with a New Search

Alimentar a su hijo de 1 a 2 años de edad

Article Translations: (English)

Los niños de esta edad están haciendo la transición hacia una dieta más parecida a la que lleva usted. Siga introduciendo nuevos sabores y nuevas texturas en la dieta de su hijo. Las preferencias alimentarias se establecen pronto en la vida de una persona; por lo tanto, deje que su hijo desarrolle una preferencia por los alimentos saludables desde el principio.

Los niños pequeños tienen estómagos pequeños, así que sirva a su hijo alimentos que contengan los nutrientes que necesita para crecer sano y fuerte, y limite los dulces y las calorías vacías.

Su hijo seguirá explorando la conducta de comer solo, primero con las manos y luego con los cubiertos, a partir de los 15 a 18 meses de edad. Dé a su hijo muchas oportunidades para practicar esas habilidades, pero échele una mano cuando surja la frustración. Mientras vaya desarrollando esas habilidades, manténgase al margen y deje que su hijo tome la iniciativa.

A los niños de esta edad les gusta afirmar su independencia, y la mesa es un lugar donde puede dar a su hijo cierto sentido de control. Recuerde: usted decide qué variedad de alimentos saludables ofrece a su hijo en cada comida y su hijo decide cuáles de esos alimentos se come, cuánto come y si se los come o no.

¿Y qué pasa con la leche?

La leche es una parte importante de la dieta de un niño durante la primera infancia porque proporciona calcio y vitamina D, que ayudan a desarrollar unos huesos fuertes. La mayoría de los niños menores de 2 años deben beber leche entera, porque necesitan grasas para crecer y para que se les desarrolle el cerebro con normalidad. Si su hijo tiene sobrepeso o si cuenta con antecedentes familiares de obesidad, colesterol alto o problemas de corazón, su médico es posible que le recomiende cambiar a una leche de contenido reducido en grasas (2%).

Cuando su hijo cumpla 2 años, podrá cambiar a leche semidescremada o descremada.

Entre los 12 y los 18 meses de edad, es un buen momento para hacer la transición al vaso o la taza. En vez de retirarle todos los biberones de golpe, vaya eliminándolos de forma progresiva, empezando por el de la hora de la comida. Ofrézcale un vaso o una taza de leche después de que haya empezado a comer.

A algunos niños, no les gusta la leche de vaca al principio, porque sabe diferente que la leche materna o de fórmula, a la que están acostumbrados. Si le ocurre esto a su hijo, puede empezar mezclando leche materna o de fórmula con leche de vaca entera e ir adaptando la mezcla de forma progresiva hasta que acabe tomando el 100% de leche de vaca.

¿Por qué es importante el hierro?

Es importante estar pendiente de una posible deficiencia de hierro después de que los niños hayan cumplido 1 año. Una deficiencia de hierro puede afectar el desarrollo físico, mental y conductual del niño y puede provocar anemia.

Para ayudar a prevenir una deficiencia de hierro:

  • Limite la ingesta de leche de su hijo a 16 onzas (480 ml) al día.
  • Incluya alimentos ricos en hierro en la dieta de su hijo, como la carne, el pollo, el pescado, los frijoles y los alimentos enriquecidos con hierro.
  • Siga sirviéndole cereales enriquecidos con hierro hasta que su hijo coma una variedad de alimentos ricos en hierro (cuando tenga entre 18 y 24 meses).

Hable con el médico de su hijo si le preocupa que su hijo bebe demasiada leche, no ingiere una cantidad suficiente de alimentos ricos en hierro, o si se está planteando la posibilidad de dar a su hijo un suplemento vitamínico.

¿Qué alimentos debería evitar mi hijo?

A estas alturas, su hijo debería comer una amplia variedad de alimentos. Siga estando pendiente de posibles reacciones alérgicas cuando le introduzca alimentos nuevos. Es más probable que un niño desarrolle alergias alimentarias si él o un pariente cercano tienen alergias o afecciones relacionadas con la alergia (como el eccema o el asma).

Evite los alimentos asociados a riesgo de atragantamiento y asfixia por aspiración, como las palomitas de maíz, los caramelos duros, los perritos calientes, las verduras y hortalizas crudas, las frutas duras, como las uvas enteras, las pasas y los frutos secos. Supervise a su hijo constantemente mientras come.

¿Cuánto debería comer mi hijo?

Ofrézcale a su hijo tres comidas principales y dos o tres tentempiés entre comidas cada día. Pero recuerde que es habitual que los niños de esta edad se salten comidas. Permitir que un niño se salte una comida es difícil de aceptar para muchos padres, pero se debe dejar que los niños respondan a sus propias pistas internas sobre el hambre y la saciedad. No obligue a comer a un niño cuando no tenga hambre.

No permita que su hijo coma cuando quiera a lo largo del día. Siga un horario regular para las comidas y los tentempiés, a fin de que su hijo sepa que la comida está disponible a ciertas horas del día.

Si tiene dudas sobre la cantidad de alimento que come o que debería comer su hijo, hable con su médico.

Back To Top

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2018 KidsHealth ® All rights reserved. Images provided by iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, and Clipart.com