Patient & Family Education Materials

Start over with a New Search

El peso de su hijo

Article Translations: (English)

Una de las preguntas más frecuentes que se hacen los padres es "¿Cuánto debería pesar mi hijo?". Parece una pregunta sencilla, pero no siempre es fácil de responder.

Crecimiento y pubertad

No todo el mundo crece y se desarrolla al mismo ritmo. Durante la pubertad, el cuerpo empieza a producir hormonas que ponen en marcha cambios corporales, como el desarrollo de las mamas en las niñas, el aumento del tamaño de los testículos en los varones y los estirones, tanto en peso como en estatura, que afectan a ambos sexos.

Estos cambios continúan durante varios años. Un adolescente promedio puede esperar crecer hasta 10 pulgadas (o 25 cm) durante la pubertad antes de alcanzar su estatura adulta.

Como algunos niños se empiezan a desarrollar tan pronto como a los ocho años mientras que otros no lo hacen hasta los 14, puede ocurrir que dos niños del mismo sexo y edad difieran considerablemente en peso corporal.

¿Qué es el Índice de masa corporal?

El Índice de masa corporal (o IMC) es una fórmula que usan los médicos para calcular cuánta grasa corporal tiene una persona. La fórmula del IMC utiliza las medidas de peso y estatura para calcular este índice. Aunque se utiliza la misma fórmula para los niños y para los adultos, es un poco más complicado interpretar el IMC cuando se trata de un niño.

En el caso de los niños, el IMC se coloca sobre una tabla de crecimiento porque lo que se considera normal cambia con la edad. Se utilizan tablas de IMC diferentes para los niños y las niñas porque la rapidez con la que crecen y la cantidad de grasa corporal es diferente para cada sexo. Cada tabla de IMC se divide en percentiles que comparan las medidas de niños de la misma edad y el mismo sexo.

Las categorías que describen el peso de una persona son las siguientes:

Peso por debajo de lo normal: el IMC es inferior al percentil 5 para la edad, el sexo y la altura.

Peso saludable: el IMC es igual o superior al percentil 5 y es inferior al percentil 85 para la edad, el sexo y la altura.

Sobrepeso: el IMC coincide con el percentil 85 o lo supera pero sin llegar al percentil 95 para la edad, el sexo y la altura.

Obeso: el IMC es igual o superior a 95 para la edad, el sexo y la altura.

Para poder calcular el ICM de su hijo, deberá medir su peso y su estatura con precisión. Las balanzas de baño y los medidores de estatura caseros no siempre dan resultados precisos. Por lo tanto, la mejor forma de obtener medidas precisas es pesando y midiendo a los niños en la consulta del médico o en las revisiones médicas que se hacen en las escuelas.

¿Qué nos indica el IMC?

Puede calcular el IMC de su hijo usted mismo, pero considere la posibilidad de pedirle a su médico que lo ayude a interpretar el significado de esa cifra. Los médicos no se limitan a utilizar el IMC para evaluar el peso de sus pacientes. También tienen en cuenta la etapa de la pubertad y usan los resultados del IMC de años anteriores para hacer un seguimiento y decidir si un niño tiene sobrepeso. Detectar las tendencias cuando el niño es pequeño puede resultar útil porque usted puede hacer cambios antes de que el aumento del peso se convierta en un problema.

Los niños y adolescentes con sobrepeso y obesos están desarrollando problemas de salud relacionados con el peso, como diabetes tipo 2, colesterol elevado e hipertensión arterial. Los adolescentes con sobrepeso tienen más probabilidades de tener sobrepeso cuando sean adultos. Y los adultos con sobrepeso son más proclives a desarrollar enfermedades graves, como la enfermedad cardíaca.

Aunque el IMC puede ser un buen indicador de la grasa corporal, no siempre cuenta la historia completa. Una persona robusta o con mucho tejido muscular (como un físicoculturista o un deportista) puede tener un IMC elevado pero no tener demasiada grasa. Del mismo modo, una persona de constitución estrecha puede tener un IMC que está dentro de los márgenes de la normalidad a pesar de tener demasiada grasa corporal. Este es otro buen motivo para hablar con el médico sobre el IMC de su hijo.

Cuando un niño pesa más o pesa menos de lo que debería

Si cree que su hijo aumentó demasiado de peso o está demasiado delgado, hable con su médico. Él lleva tiempo midiendo y pesando a su hijo y sabrá si está creciendo como debiera.

Si al médico le preocupa la estatura, el peso o el IMC de su hijo, lo más probable es que le haga preguntas sobre su salud, su nivel de actividad física y sus hábitos alimentarios, así como sobre sus antecedentes médicos familiares. El médico analizará toda esa información para determinar si su hijo tiene o no un problema relacionado con el peso o un problema de crecimiento.

Si el peso de su hijo no se encuentra dentro de un nivel saludable, el médico le dará una dieta específica y le recomendará que haga ejercicio físico. Es importante que siga el plan que el médico o un nutricionista diseñen para su hijo. En el caso de los niños y adolescentes, las dietas estrictas no ofrecen las calorías y los nutrientes que sus cuerpos necesitan para crecer.

¿Y si su hijo es demasiado delgado? La mayoría de los niños que pesan menos que otros niños de la misma edad están bien. Es posible que atraviesen la pubertad más adelante que la mayoría de sus compañeros de clase y que sus cuerpos crezcan y maduren a un ritmo diferente. La mayoría de los adolescentes que pesan menos de lo que deberían se acaban poniendo al día hacia final de la pubertad, poco antes de los veinte años, y muy rara vez necesitan hacer algo para intentar aumentar de peso.

Si su hijo tiene bajo peso o está perdiendo peso; está muy cansado o se enferma mucho; tiene síntomas duraderos como tos, fiebre, diarrea u otros problemas, hable con su médico. Algunos niños y adolescentes pesan menos de lo que deberían debido a trastornos de la conducta alimentaria, como la anorexia o la bulimia, que requieren tratamiento médico.

El papel de los genes

La genética desempeña un papel en la constitución corporal y el peso de una persona. Pero los genes no marcan el destino; los niños pueden alcanzar y conservar un peso saludable alimentándose bien y manteniéndose activos.

Los genes no son lo único que comparten los miembros de una familia. También es cierto que los hábitos alimentarios insanos se transmiten de padres a hijos. Los hábitos alimentarios y de ejercicio físico de las personas que viven en la misma casa pueden aumentar el riesgo de sobrepeso. Si los padres comen muchos platos o tentempiés ricos en calorías o no hacen mucho ejercicio, sus hijos tenderán a hacer lo mismo.

La buena noticia es que puede cambiar estos hábitos. Hasta los cambios más pequeños, como reducir las bebidas azucaradas o dar un paseo después de cenar, pueden ser útiles y acabar marcando la diferencia.

Back To Top

Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2018 KidsHealth ® Todos los derechos reservados. Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com